domingo, 25 de enero de 2015

Irish carrot cake...

...o la mejor tarta de zanahoria que puedas probar.
Mina quería poder disfrutar de una tarta de zanahoria como la que suele comer cuando visita a su hermano en Irlanda y, claro, encontrarla en una pastelería en Gran Canaria es misión imposible, pero, me lo comentó y yo me puse manos a la obra. 

No nos vamos a engañar. Ni yo soy irlandesa, ni, por lo que he rebuscado en la red, hay una única y divina irish carrot cake. Pasa como con los potajes de mi tierra: todos creemos que tenemos las receta verdadera y todos nos equivocamos, porque hay tantas recetas como casas canarias hay, sobre todo si tenemos en cuenta que los potajes eran, en origen, platos humildes y se hacían con lo que había. Lo mismo pasa con esta tarta de zanahoria tan irlandesa. Además, Mina me dio su visto bueno y eso es lo que a mí, personalmente, me importa. Aunque... ¡la próxima vez con azúcar morena y nueces!
Carrot cake

Ingredientes para hacer la tarta.

175 g de harina de repostería
90 g de azúcar
2 huevos
100 g de aceite de girasol
190 g de zanahoria rallada
el zumo y la ralladura de la piel lavada de 1/2 naranja
1/6 de cucharadita de canela
1/6 de cucharadita de nuez moscada
1/6 de cucharadita de jengibre en polvo
1/6 de cucharadita de clavo en polvo
1 cucharadita de levadura en polvo
un pizco de sal marina fina

¿Cómo la elaboramos?

1º) Precalentar el horno a 170ºC.
2º) Engrasar y enharinar bien un molde redondo, y más bien bajo, de 20 cm de diámetro. Yo he usado el estupendo molde de la serie Asimetríade Pyrex.
3º) Batir profundamente los huevos, con el aceite y el zumo de naranja.
4º) Incorporar la harina, la levadura y las especias tamizadas. Mezclar bien, pero con suavidad.
5º) Añadir la zanahoria rallada y la ralladura de la piel de naranja. Mezclar suavemente, en círculos envolventes.
6º) Verter la mezcla en el molde y hornear unos 35-40 minutos o, hasta que pinchando con un palillo, éste salga limpio.
7º) Sacar del horno y, cuando esté tibio, desmoldar con cuidado y reservar.

Ingredientes para hacer la cobertura (frosting)

150 g de queso de untar
50 g de mantequilla sin sal ablandada
25 g de azúcar glass
1 cucharadita rasa de extracto de vainilla

¿Y cómo se prepara ese frosting?

1º) Batir la mantequilla con el azúcar glass hasta obtener una crema blanquecina y lisa.
2º) Añadir el queso de untar junto con la vainilla y seguir batiendo hasta lograr una mezcla homogénea y fina.
3º) Poner la mezcla en un bol, taparlo con film y llevar a la nevera para enfríe y endurezca un poco. (Este paso lo hice la noche anterior)

¿Montamos la carrot cake en plan casero?

1º) Asegurarnos de que la tarta no tenga migas sueltas que estorben al aplicar el frosting. Colocarla sobre una superficie lisa que podamos ir girando.
2º) Remover bien el frosting que habremos sacado un rato antes de la nevera para ablandarlo un poco e ir aplicándolo a capas gruesas sobre toda la superficie de la tarta. Con una espátula de cocina, alisar bien para que la cobertura se reparta y alise uniformemente.
3º) Con un tenedor pequeño, rallar la superficie de la cobertura haciendo el dibujo que más nos guste.
4º) Adornar la tarta con una flor de zanahoria o, si lo preferimos, con su ralladura. 

domingo, 18 de enero de 2015

Lentejas especiadas con guacamole especial

Acabado todo el follón de fiestas y comidas interminables, hemos vuelto, seguramente casi todos, a la normalidad. Y esta normalización de nuestra vida y la rutina, que personalmente agradezco mucho, exigen que apliquemos drásticamente unos menús más saludables, con menos calorías y casi ninguna grasa saturada, sin que ello signifique platos aburridos, descoloridos y poco sabrosos. Llenaremos nuestras mesas de manjares sanos y sabrosos, que nos ayudarán a volver a nuestro estado físico habitual e incluso, si somos más exigentes, a perder ese kilillo de más que se asoma por encima de la cintura de nuestro vaquero preferido sin que le hayamos invitado formalmente. 

¿Estás dispuest@ a vencer a la desidia alimenticia y tomar el control de lo que comes...? Pues venga... Acompáñame con la primera de esas recetas que van a caer por Sano y de rechupete en las próximas semanas. ¿Te atreves?
LENTEJAS ESPECIADAS
(Para 2 personas)

Para hacer las lentejas necesitamos...

- 150 g de lentejas secas
- 1/2 l de agua
- 1 hoja de laurel
- 1/2 cebolla pelada
- 1/4 de pimiento verde
- 2 dientes de ajo chafados
- 1 ramita de apio
- 1 cucharadita de cúrcuma
- sal marina gruesa

¿Cómo las preparamos?

1º) Lavamos las lentejas y las ponemos en un caldero u olla, añadimos el agua fría, el laurel, la cebolla pelada (y, si queremos, troceada groseramente), el trozo de pimiento, el apio, los dientes de ajo chafados y un pizco de sal (poquita). Ponemos el fuego a 6-7 de 10, es decir, al chup-chup (sin que hierva), y guisamos como para ensalada, porque las lentejas deben quedar enteras. Según la variedad de lentejas que hayamos escogido, la cocción a fuego medio puede oscilar entre los 20 y los 40 minutos. Yo usé una lenteja pardina y me bastaron 25 minutos para que estuvieran perfectas para la forma en que quería prepararla: bien guisada, pero enterita y con una cierta consistencia.

2º) Cuando las lentejas estén listas, retiramos las verduras y el laurel y escurrimos (yo reservé el caldo para otra receta que mostraré próximamente). Reservar las lentejas junto con algunos pedacitos de cebolla, pues darán mucho sabor a este plato.

Para el acompañamiento de las lentejas requerimos...

- 1 aguacate
- 1 cebolleta
- 1 trozo pequeño de pimiento verde
- 1 tomate pequeño
- 8 aceitunas negras
- 1/4 de chile amarillo
- 2-3 hojas de hierbabuena
- crème fraîche o, en su defecto, yogurt natural muy cremoso y sin azucarar
- aceite de oliva virgen extra
- vinagre de miel (o alguno que no sea ni dulce como el de Módena, ni demasiado ácido)
- sal marina fina
- pimienta negra molida (opcional)

¿Y qué hacemos con estos ingredientes?

1º) Pelar y quitar el hueso de aguacate. Cortarlo en cubitos de 1/2 cm de lado.
2º) Picar la cebolleta, el pimiento verde, las aceitunas y el tomate.
3º) Picar muy finamente el chile amarillo y la hierbabuena.
4º) Mezclar todos los ingredientes anteriores, verter un buen chorreón de aceite, un poco de vinagre y algo de sal. Integrar todo bien y reservar hasta la hora de servir.

¿Cómo servimos este plato?
Poner las lentejas calentitas en el plato, añadir 1 ó 2 cucharadas de crème fraîche sobre ellas y, finalmente, la picada de aguacate. Espolvorear un pizco de pimienta negra, al gusto.

miércoles, 7 de enero de 2015

Bollos de roscón de reyes

Por fin han terminado las fiestas navideñas y podemos volver a nuestras rutinas. Sin embargo, no quiero dar por cerradas las comidas de la Navidad sin mostrar los maravillosos roscones que he hecho este año. Y es que, siguiendo la misma receta que los dos años anteriores, aunque con un par de pequeñas variaciones, me han salido unos dulces realmente exquisitos. ¡Y preciosos! Además, he introducido otra variación en cuanto a la forma del roscón y creo que lo he mejorado notablemente, según mi opinión y el de varios miembros de mi familia. ¿Qué les parecen mis bollos de roscón de reyes?
Estos bollitos de roscón de reyes han sido un exitazo. Vale, no son lo que la mayoría espera encontrarse el día de reyes, pero... ¿A quién le importa cuando te ponen esta joya delante? Son tiernos en todos los sentidos, esponjosos, muy sabrosos y nos ha gustado mucho la textura acaramelada de la fruta escarchada al estar cortada en trocitos pequeños. Además, es muy práctico a la hora de comer. 

Quizás suene pedantorro, pero ha sido el mejor roscón que he hecho jamás. Si alguno de ustedes se ha quedado con ganas de hacer un roscón "diferente", les reto a hacer estos bollitos de roscón de reyes y a que me cuenten qué tal les han quedado.
En las imágenes que pueden ver justo encima de estas líneas, pueden ver los dos modelos de roscón que he hecho en estas fiestas navideñas que acaban de finalizar. Las cantidades de ingredientes son exactamente las mismas, así como la receta y los tiempos de horneado. La única diferencia se encuentra en la forma, pero ésta ha condicionado notablemente la esponjosidad de los bollitos. No quiero que me crean a pies juntillas. Quiero que los hagan y lo experimenten ustedes mismos. 

La receta es prácticamente la misma que años anteriores, pero, voy a reseñarla expresamente en el post y con las variaciones que introduje, una de ellas en atención al roscón de reyes de Su y que aparece en su libro Pan con Webos Fritos, para facilitarles el que puedan hacerla con el menor número de inconvenientes. Por cierto, ¿no se han autorregalado este libro o Bizcochos...? ¡No me lo puedo creer! Si les quedan unos eurillos tras estas bacanales de gastos y comidas, inviértanlos en adquirirlos. No se arrepentirán.

Bollos de roscón de reyes

INGREDIENTES  (12 bollos bastante granditos)

A) Para la masa madre:

- 150 g de harina panadera (en años anteriores usé harina de fuerza)

- 100 ml de leche tibia

- 7 g de levadura seca (ó 21 g de levadura fresca)


B) Para la masa del roscón:

- 500 de harina panadera (en años anteriores usé harina de fuerza)

- 100 ml de leche tibia

- 100 g de mantequilla sin sal ablandada

- 2 huevos a temperatura ambiente

- 100 g de azúcar

- 2 cucharadas de melaza de caña

- 2 cucharadas de agua de azahar

- 1 cucharadita de esencia de limón

- 2 cucharadas de ron oscuro

- ralladura de la piel de una naranja grande

- fruta escarchada variada

- 1 huevo batido para pintar

- azúcar húmeda (3 cucharadas de azúcar mezclada con 1/2 cucharada de zumo de naranja)

- sorpresita al gusto de cada un@ (figurita, haba, papelito con mensaje envuelto en papel de platina, etc.)



ELABORACIÓN:

1º) Hacer la masa madre: diluir la levadura en la leche tibia, mezclarla con la harina y amasar bien. Se queda una masa bastante húmeda y pegajosa, pero no temamos; es normal. Con las manos impregnadas en un poco de aceite, darle forma de bola lo mejor que podamos y dejarla en un recipiente grande, tapada con un paño y en un lugar tibio, sin corrientes de aire. En unas 3-4 horas habrá triplicado su tamaño y estará llena de burbujitas (eso es bueno...). Es el momento de ir preparando el resto de la masa.

2º) Mezclar la leche, los huevos, la mantequilla, el azúcar, el agua de azahar, la esencia de limón, el ron, la melaza y la ralladura de naranja. Añadir la masa madre e ir incorporando la harina poco a poco. Amasar profundamente (yo usé la amasadora durante unos 10 minutos a velocidad media y luego amasé con las manos aceitadas unos 5-10 minutos). La masa que lograremos no es la masa de un pan, sino bastante un poco más húmeda y algo pegajosa. Sin embargo, es muy elástica y se maneja bastante bien con las manos.

3º) Con las manos un poco aceitadas daremos forma de bola, remetiendo la masa hacia abajo constantemente para que leve hacia arriba. Colocar en un recipiente grande, tapar con film plástico algo aceitado un paño limpio y dejar levar hasta que triplique su volumen. A mí me bastó con meter el recipiente con la masa dentro del horno (apagado, por supuesto) durante unas 2,5 horas.

4º) Pasado ese tiempo o triplicado el volumen de la masa, la trabajaremos delicadamente para desgasificarla. Aplastar un poco la bola de masa y cortar 12 pedazos. Hacer bolitas con las manos, remetiendo la masa por debajo para darle tensión. Colocar las bolas bien alineadas y con equidistancia entre ellas dentro de un molde rectangular de unos 35x26cm (yo usé molde metálico antiadherente rectangular de Pyrex) y esconder la sorpresita (haba seca, juguetito metálico, etc). Cubrir con film plástico algo aceitado.

5º) Dejar levar en un lugar tibio (incluso puede ser el horno a menos de 40ºC durante aproximadamente 50-60 minutos).

6º) Precalentar el horno a 200ºC (en años anteriores había horneado a 180ºC, pero Su, de Webos Fritos lo hace así y yo me lo creo). Mientras se calienta, pintar con el huevo batido con mucho cuidado para que no se baje la masa; colocar la fruta escarchada troceada y espolvorear con el azúcar húmeda.

7º) Colocar la bandeja en la parte baja-media del horno y hornear durante 25 (25-30) minutos (yo usé la función ventilador durante los últimos 10 minutos). Si vemos que se nos tuesta más de la cuenta, cubrir con papel de platina, aunque a mí no me hizo falta. Todo depende del gusto personal.

8º) Sacar el roscón del horno, colocar sobre una rejilla para que enfríe. 
No digo más. La imagen lo dice todo, ¿no creen?