Un platito con conejo... Un arroz montés.

A ver... ¿Qué ha hecho el pobre conejo para que odiemos tanto los platos preparados con él?. Si tiene una carne que es un manjar, además de sanísima por la poca grasa que tiene. ¡Y encima es bastante barato!. Pero... ¿qué más podemos pedir?.

Yo creo que se trata de prejuicios. ¿Y se preguntarán por qué digo esto?. Lo digo porque tengo la prueba en mis propias carnes. Yo no comía conejo hasta hace muy poquito tiempo. Simplemente me negaba. 

He de reconocer que no soy yo muy "carnívora". Es bien cierto que prefiero un plato de verduras, de pasta, de pescado y que miro a la carne, a menudo, de reojo. Creo que las únicas carnes (entendidas de animales terrestres) que suelo comer son el pavo y el pollo. Y ahora, además, he incluido el conejo. He abierto los ojos y he descubierto una carne que no me cuesta tragar y que me satisface en sabor, en textura, en cuanto a alimentación saludable y, por qué no decirlo, en cuanto a precio.

Hoy les voy a presentar un plato al que me estoy aficionando, tanto a comerlo como a cocinarlo. ¡Y esta de rechupete!. Se trata de un ARROZ MONTÉS. ¿A qué esperas para pinchar en el enlace y leer la receta?.

Etiquetas: