Arroz a la crema de calabaza

Me encanta la calabaza, cocinada de cualquier manera. Ese color naranjita, el dulzor de su pulpa... Todo en ella me gusta. 
Tenía un buen trozo de calabaza, que había guisado con unas habichuelas, ahora que empiezan a descender de precio, y me salió un caldito estupendo que me encanta usar para sopas y arroces. Y se me pasó por la cabeza que un arroz con calabaza debía estar maravilloso. Así que me puse manos a la obra. Fue muy rápido de hacer y el resultado es espectacular, por cremoso y jugoso. Lo aconsejo a las amantes de la calabaza, que sé que "haberlas, haylas".

Vamos con los ingredientes que necesité para hacer un arrocito para 2 personas:
- 2 puñados de arroz por persona (yo usé algo menos de 1 vaso de arroz)
- 300 g de calabaza ya cocida (con laurel)
- 3-4 vasos de caldo de verduras (yo guisé calabaza y habichuelas, así que usé ese caldito delicioso y nutritivo).
- 1 costillita de cerdo con un poco de hueso y con bastante carnita (cortada en trocitos pequeños).
- 1 cebolla pequeña bien picadita
- 3 dientes de ajo grandes muy picaditos
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- sal, nuez moscada, jengibre molido, laurel en polvo, perejil picadito.
En cuanto a su ELABORACIÓN, es muy sencilla, y rápida, así que no tenemos excusa para no hacerlo:
1º) Pochar la cebolla en el aceite, añadir el ajito y la costilla troceada (bastante pequeña). Rehogar bien y añadir la calabaza cocida y medio vaso de caldo tibio. Dejar que cueza durante 5 minutos a fuego bajo.
2º) Añadir el arroz, rehogar bien para integrar los sabores en el grano y añadir el resto del caldo tibio. Remover bien para que la calabaza se disuelva por completo, salar y espolvorear con la nuez moscada y el laurel. Remover bastante para que la consistencia espesa del caldo (por la calabaza) no haga que el arroz se pegue al fondo del caldero. Piensen que la textura es casi la del risotto, así que el removerlo va a ayudarnos a conseguir esa cremosidad (y sin ayuda de la nata... ¿qué más se puede pedir?). En unos 15 minutos, apagaremos el fuego y, dado que notaremos que sigue algo caldosito, lo dejaremos reposar unos 3-4 minutos con el caldero tapado.
3º) Serviremos espolvoreado con perejil.

Si lo hacen, cada una a su manera, verán qué sabor más suave y agradable tiene; así como esa untuosidad delicada y original. Ya me contarán si les quedó... ¡sano y de rechupete!.

Etiquetas: