Pimiento rojo relleno de cous cous y cuixot

Mi madre hace unos pimientos rellenos que resucitan a los muertos. Una delicia... Desde pequeñas, mi hermana y yo hemos comido pimientos rellenos de arroz y carne, acompañados de unas buenas papas también rellenas, pero sólo de carne molida. El juguito que soltaban los pimientos y papas nos hacía babear sólo de pensar que en breve los comeríamos. ¡Cómo nos gustaban!. Digo "gustaban", cuando realmente quiero indicar "gustan", pues mi madre, una excelente cocinera, sigue preparándonos esos maravillosos pimientos rellenos. 
Puedo decir que he heredado la tradición de cocinar pimientos rellenos, aunque también puedo reseñar que los relleno de muchísimos alimentos y productos. Puedo usar pollo, soja texturizada, pescado, verduras picaditas... Y también cous cous. ¿Por qué no...?.
En casa nos encantan los sabores y aromas asiáticos, árabes... Por ello, me gusta introducir productos y alimentos de otras culturas, porque en mi humilde opinión, esas mezclan enriquecen nuestra cocina. Me encanta mezlar... De hecho, yo misma soy una mezcla de canario y andaluza. ¿Cómo no me va a gustar aprovechar los mestizajes que nos ofrece la globalización?. Eso sí... Pienso en global, pero me gusta actuar en local y, salvo el cous cous, que vayan a saber de donde viene, el resto de los ingredientes  pueden conseguirse sin problemas en los mercados locales. 
Bueno... No les entretengo más y les muestro este fantástico pimiento relleno de cous cous y cuixot.
INGREDIENTES

- 1 pimiento rojo grande por persona
- cous cous ya cocido
- 1 trozo de cuixot cortado en daditos
- semillas de sésamo tostadas
- sal, nuez moscada y cúrcuma
- perejil picadito

ELABORACIÓN

1º) Limpiar bien y vaciar el pimiento reservando la "tapa" que cortamos para vaciarlo.

2º) Mezclar el cous cous ya cocido con el sésamo y el cuixot. Añadirle sal al gusto y una pizca de nuez moscada y cúrcuma (le da un color doradito). Tapar el pimiento y llevar al horno durante unos 40 minutos a 180º (yo uso el ventilador del horno).

3º) Servir bien calentito y con un poquito de jarabe de vinagre balsámico de frambuesa...
Para quienes no conozcan la COCINA MENORQUINA, señalarles que el CUIXOT es un embutido menorquín, muy sabroso y aromático. Personalmente me encanta el toque original y afrutado que da a los platos. Ni qué decir tiene que a la plancha, sobre una rebanada de pan, es realmente un manjar de dioses. Si tienen ocasión de viajar a Menorca, no duden en acercarse al algún mercado local y hacerse con una pieza de cuixot. Si les parece grande, pueden pedir un trozo pequeño o hacer lo que hago yo: corto ruedas gorditas de cuixot y las congelo en bolsas aptas para ello.
¡Que les aproveche!.