Tarta de chocolate y queso con salsita de moras

No soy yo muy especialista en dulces y tartas, pero poco a poco me voy animando, sobre todo cuando veo la cara de mis comensales y cómo se relamen de gusto. Ésta es la mejor recompensa que puede tener una cocinera. 
Normalmente, antes de lanzarme a hacer un dulce, veo lo que tengo en la despensa y en la nevera y, en función de tales ingredientes, decido qué voy a preparar. Soy una cocinera eminentemente práctica. No salgo a comprar nada si tengo otros ingredientes que pueden servirme para mis experimentos culinarios. 
En muchas ocasiones, pululo por internet y navego entre los blogs de muchas personas a las que tengo en muy alta consideración y, así, me inspiro.  Y "Las comiditas de Cris" ha sido mi principal fuente de inspiración para la tarta que ahora presento, aunque he añadido algún toque personal y, por qué no decirlo, un ingrediente que necesitaba poner porque lo tenía desde hacía unos días: las moras. 

Es una tarta sencillísima y, dado que ya la he probado, estoy en posición de decir que... ¡está riquísima!. ¿Qué he necesitado para hacer este tarta de chocolate y queso con salsita de moras?. Apunten, apunten...
- 200 g de mueslis integrales y ecológicos (molerlos o triturarlos muy bien)
- 100 g de margarina o mantequilla (lo que cada cual prefiera...)
- 250 g de chocolate negro y amargo (usé uno que viene en perlas y que tiene un 80% de cacao)
- 250 ml (un vaso) de leche
- 400 ml (un vaso y medio más o menos) de nata para montar
- 2 sobres de cuajada
- 200 g de queso de untar
- 2 cucharadas de azúcar
- 150 g de moras (yo las recogí de zarzas que existen en la finca de mis padres)
- 4 cucharadas de azúcar
- un chorrito de anís
- un chorrito de agua



Y ahora... ¿qué hacemos?. Muy fácil.
1º) Hacer la salsita de moras: poner las moras con el azúcar, el anís y el agua en una sartén a fuego bajito y dejar que vaya caramelizando. Ir moviendo de cuando en cuando y cuando ya se aprecie una especie de mermeladita, triturar bien con la batidora y reservar.
2º) Hacer la base de la tarta: mezclar el muesli triturado con la mantequilla un poco caliente y mezclar bien hasta formar una pasta que debe ser bien extendida en el fondo de un recipiente desmoldable. Meter en la nevera al menos 30 minutos.
3º) Hacer la crema de la tarta: calentar la leche y la nata, añadirle el chocolate en perlas (o desmenuzado) y remover hasta conseguir que se derrita del todo. Es el turno entonces del queso de untar, el azúcar y los sobres de cuajada. Remover muy bien durante 2 minutos, sin dejar que la crema llegue a hervir en ningún momento.
4º) Verter la crema sobre la base de muesli, cubrir con un paño, film o un "gorrito" plástico, y llevar a la nevera hasta que cuaje, tiempo que variará en función del alto del recipiente. Mi tarta cuajó en apenas 3 horas y quedó durita, durita... Como a mí me gusta.
5º) En el momento de servir las porciones, acompañar con la salsita de moras un poco tibia.


En casa nos pareció deliciosa; muy suave al paladar y con el toque amargoso del chocolate. Es muy recomendable.

Etiquetas: