Judías blancas con sepia (y calabaza)

Hacía tiempo que quería hacer unas buenas judías blancas con sepia. Había oído hablar de esta receta, pero nunca me había atrevido, supongo que por comodidad. Pero ayer me animé y he de decirles que el resultado me encantó, sobre todo porque también introduje otro elemento que contribuyó a hacer este guiso más especial si cabe: la CALABAZA.
A ver qué les parece a ustedes.
INGREDIENTES (4 personas)
- judías blancas cocidas (incluso pueden ser de bote, como hice yo, pero bajas en sodio).
- 1 sepia limpia grandecita. Cortarla en trozos medianitos.
- 1/4 kg de calabaza bien dulzona.


- 3 cucharadas de tomate triturado (sin sal)
- 1 cebolla blanca picada.
- 1 trozo de pimiento verde y otro del rojo.
- 1/2 vaso de vino blanco
- 3 vasos de caldo (de verduras, que sea muy suave. Yo usé el que usé para cocer la calabaza)
- 1 cucharada de aceite de oliva, sal, tomillo en rama, pimienta blanca molida, nuez moscada, un pizco de chiles molidos (muy poquito)

ELABORACIÓN




1º) Pochar la cebolla y el pimiento, añadir la calabaza cocida y desmenuzada, el tomate triturado y rehogar unos minutos. Añadir el vino blanco, dejar que se evapore el alcohol y triturar todo con la batidora hasta lograr una cremita anaranjada.
2º) Poner la cremita anterior en la olla a presión, añadir la sepia en trozos y rehogar. Verter el caldo caliente, salpimentar y espolvorear con la nuez moscada, el chile molido y añadir las ramitas de tomillo. Cerrar la olla y dejar unos 10 minutos desde que empieza a salir vapor.


3º) En un caldero, poner las judías cocidas, echarle por encima la sepia y todo la salsita y dejar a fuego bajo durante unos 5 minutos para integrar sabores.
Este plato de judías es ideal para controlar el colesterol, pues no lleva carnes de ninguna clase, sino sólo grasas saludables, que no contienen colesterol. Igualmente nos ayudará a controlar el peso sin dejar de comer bien. Una plato lleno de vitaminas, proteínas y con una buena ración de hidratos de carbono de los buenos que son aportados por las judías. ¿Qué...?. ¿Se animan a hacer esta recetita rebosante de nutrientes para nuestros cuerpos?.

Lo que siempre digo... Se puede comer sano y al mismo tiempo... ¡de rechupete!. 

Etiquetas: ,