Un plato original y lleno de buen alimento: Timbal de pota entre algas

Una buena amiga de un foro de cocina en el que soy asidua me ha dado varios empujoncitos para emplear con más frecuencia las algas en mi cocina. Mia_3 es una verdadera hacha en la cocina vegetariana y una especialista en algas, así que les recomiendo que vean sus recetas originales, frescas y llenas de minerales. Yo puedo decir que las algas me gustan mucho, pero me reconozco inexperta en su uso. A veces, siento temor a equivocarme y estropear un plato; pero luego pienso: "Pues no será porque no me haya equivocado muchas otras veces cocinando con productos más tradicionales en nuestra mesa". Así que poco a poco estoy introduciendo este excelente producto que nos brindan nuestros maravillosos océanos y mares.
No voy a dar una clase magistral sobre algas, porque no me siento capacitada para ello. Lo que sí voy a hacer es mostrarles lo que, casi sin pretenderlo, me salió hoy. ¡Me ha encantado!. ¡Qué cosa más curiosa!. 
Ya saben que la pota es un cefalópodo bastante "insípido", aunque, cuando está bien estofadito, es tierno y jugoso y puede dar mucho juego con otros condimentos más gustosos. En este sentido, he querido introducir la pota en una salsa cuya base fundamental es la salsa de tomate casera y con un toque especiado y picantito. Si a esa salsita le unimos el alga agar agar, un espesante y gelificante maravilloso y natural, y unos "espagueti de mar" o himanthalia elongata, el resultado es de lo más interesante en cuanto a textura y sabor.
No quiero enrollar más la entrada, sólo les pido una mente abierta y una pizca de curiosidad para valorar esta receta. A mí me ha abierto de par en par la imaginación culinaria.
Los INGREDIENTES que he usado son los siguientes (para 2 personas):
- 2 tubos de pota.
- 1 vaso de salsa de tomate casera (especiada y con un toque potente de pimienta negra)
- 1/4 vaso de vino blanco
- 1/4 vaso de caldo de verduras suave (si no, puede servir el agua)
- 3-4 tiras de alga "espagueti de mar" o himanthalia elongata ya remojadas e hidratadas y cortadas en trozos medianitos.
- 1 cucharada sopera de alga agar agar en polvo
- 1 cebolla mediana (en juliana grande)
- 2 pimientos italianos pequeños (en trozos medianos)
- 4 papas medianas cocidas con la piel (peladas y cortadas en ruedas)
- sal, aceite, pimientas variadas molidas

Pasemos a la ELABORACIÓN de este plato.
1º) Pochar la cebolla y el pimiento en el aceite. Añadir la pota cortada en cuadros, salpimentar y rehogar 2 minutos. Añadir el alga espagueti de mar y seguir rehogando.
2º) Incorporar el vino blanco, subir el fuego y dejar que evapore parte del alcohol; entonces, verter la salsa de tomate y el caldo calientes. Bajar el fuego y dejar que la pota se estofe durante unos 15 minutos.
3º) Cuando la pota ya esté bien tierna y los olores que salen de nuestro caldero nos inviten a mojar pan dentro, es el momento de añadir la cucharada de alga agar agar en polvo. Remover bien y dejar unos 2 minutos más a fuego suave para que el agar agar cumpla su función de espesar la salsa.
4º) Montar el plato: coger un aro y alternar una capa de ruedas de papa, la salsa de la pota y la pota; otra rueda de papas, más salsita, la pota y terminar con unas buenas cucharadas de la salsa, que impregne bien el almidón de las papas. Esperamos unos 20-30 segundos a que gelifique un poco la salsa y retiramos el aro.
5º) Servir calentito...
He de decir que esta salsa, cuando se enfría, se queda como una gelatina, así que, ténganlo presente si se atreven con ella. Para lograr que el timbal quede compacto, deben mojarse bien las capitas de papas y pota y esperar unos segundos, a que gelifique, sin que se llegue a enfriar, para poder comerlo calentito. 
Yo creo que la textura fue interesante, ya que no es la típica salsa ni líquida, ni cremosa, sino gelatinosa y compactada. El sabor, delicioso... Acompáñenlo con un buen vino blanco seco y me cuentan... Yo, sin duda me arriesgaré con más recetas con algas para lograr platos sanos y de rechupete. 

Etiquetas: , ,