Revuelto de coliflor

Pasadas las comilonas de las fiestas navideñas, apetece volver a la normalidad, comer cosas sanas, más ligeras y, si nos ayudan a perder unos gramillos, mejor. Para ello propongo un plato muy completo, muy sano y con el que podemos aprovechar algunas ramitas de coliflor de una comida anterior.

Miren qué simple...
INGREDIENTES (para 2 personas):
- 6 ramitas de coliflor ya cocidas (a mí me habían sobrado del día anterior).
- 2 huevos
- 8 champiñones cortados en cuartos
- 1/4 de pimiento rojo cortado en cuadraditos
- 1 cebolla mediana picadita
- aceite de oliva, sal, nuez moscada, pimientas variadas molidas, comino molido
- reducción de vinagre de Módena para decorar y dar el toque de color y sabor
ELABORACIÓN:
1º) Pochar la cebolla y el pimiento con un poquito de aceite.
2º) De cada ramita de coliflor, sacar ramitas más pequeñinas y añadirnas a la cebolla y el pimiento. Salpimentar, espolvorear la nuez moscada y el comino molido. Bajar el fuego.
3º) Cuando los ingredientes estén bien mezclados, añadir los champiñones y los huevos batidos, remover bien, apagar el fuego y dejar tapada la sartén 2 minutos, para que los champiñones se hagan lo justo con el calor y los huevos se cuajen en su punto.
4º) Servir inmediatamente, decorando con la reducción de vinagre de Módena.

APUNTES DE NUTRICIÓN: La coliflor pertenece a la familia de las coles, que son muy depurativas por la gran cantidad de vitamina C que tienen, así como son antioxidantes maravillosos. Este alto poder depurativo que tienen los vegetales pertenecientes a esta familia ayuda a limpiar el hígado y, en consecuencia, a prevenir el cáncer en general, pues elimina la toxicidad que contribuye a la formación de las células cancerosas. Si combinamos la coliflor con la "cúrcuma", ayudará a prevenir el cáncer de próstata en los varones.
La coliflor, al ser tan depurativa, es una estupenda aliada si queremos eliminar esos líquidos que se nos acumulan, sobre todo a las mujeres, en el abdomen y en las piernas. Además, como es rica en fibra, sacia antes, con lo que nos ayuda en dietas de adelgazamiento. Y encima... ¡ayuda a mantener a raya al colesterol!. ¿Qué más podemos pedir?.
TRUCOS: 1) Para que la coliflor no huela tan mal cuando la cocinamos: yo suelo añadirle una hoja de laurel y, sobre todo, un chorreón de leche al agua de la olla. 2) Para que la coliflor no pierda sus propiedades, lo ideal es hacerla al vapor. El punto "chasconcillo" o crujiente en las verduras es el mejor síntoma para saber que las verduras siguen manteniendo casi intactas sus propiedades.

Etiquetas: , ,