sábado, 27 de febrero de 2010

Torrijas

Me gustan los dulces tradicionales; esos que hacían nuestras madres y abuelas por las tardes y que impregnaban de aromas dulces y afrutados toda la casa. Esos dulces de sabor casero e inigualable se hacían, la mayoría de las veces, para aprovechar restos, bien fuera de pan, de fruta que ya pasaba de madura a la siguiente fase, etc. ¿Los recuerdan ustedes?.
Mi madre hacía unos puddings deliciosos, aprovechando el pan duro de días anteriores. Yo he crecido escuchando eso de "en casa no se tira nada". ¡Qué sabias han sido nuestras madres!. Eso sí era "ecología" y protección del medio ambiente. De vez en cuando, mi madre nos preparaba parea merendar unas fantásticas torrijas que hacían que mi hermana y yo nos relamiésemos de gusto saboreándolas imaginariamente mientras se freían en abundante aceite caliente. 
Hace unas semanas, sufrí una especie de antojo y me puse manos a la obra. En un ratillo, tenía la casa aromatizada con canela y azúcar. Aquí les dejo esta sencilla receta.
INGREDIENTES:
- rebanadas de pan duro
- leche
- 1 huevo batido
- canela
- ralladura de piel de limón
- azúcar morena/miel
- aceite para freír
ELABORACIÓN:
1º) Verter leche en una fuente honda, añadirle la ralladura del limón y poner a remojar las rebanadas de pan. Deben quedarse  bien humedecidas y algo blanditas, pero no demasiado.
2º) Poner a calentar una sartén con abundante aceite.

3º) Pasar cada rebanada de pan por el huevo batido y meterla en la sartén. Freírlas con cuidado, sin meter muchas al mismo tiempo que baje la temperatura del aceite.
4º) Al sacar las rebanadas del aceite, ponerlas sobre papel de cocina que absorba el exceso de aquél. 
5º) Espolvorearlas con canela y azúcar morena o, si se prefiere, regarlas con miel. 
Supongo que la mayoría de nosotr@s, hemos comido torrijas alguna vez, pero, en cualquier caso, nunca viene mal recordar a qué sabían los dulces caseros y humildes que hacían nuestras madres, tías, abuelas

17 comentarios :

  1. Qué rica son las torrijas! Me chiflan! y el tiempo que hace que no las hago. Las tuyas se ven deliciosas. Si le añades una cucharada de cacao se quedan "achocolatas".
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Que ricas. A mi las torrijas me recuerdan a unas amigas de la infancia, ellas tenían una tata que las cuidaba una mujer muy mayor , natural de Fasnia, del campo profundo,se llamaba Francisca pero todos la llamaban Frasca, era encantadora y muy cariñosa, y siempre se las hacía para merendar, yo me chupaba los dedos.
    Tus torrijas me han recordado muy buenos momentos
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Cómo me gustan las torrijas!! Me recuerdan a cuando era pequeña y las prepara mi abuela.
    Las tuyas tienen una pintaza increíble.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  4. Me pasa como a ti, los dulces tradicionales me apasionan. Hay recetas que no deberían de perderse nunca, la mayoria de ellas han marcado historia ¿no crees? jejejeje. Y sinò para muestra tus torrijas, que además de estar buenisimas, es receta de antaño, de abuelas, bisabuelas y tatarabuelas..siempre las recuerdo en casa ... y siempre a con mi abuela hacièndolas. Ainsss Laura, que ya me comía ahora mismo un par de esas torrijas tuyas, que tienen una pinta bestial, cielo.

    besitos :)

    ResponderEliminar
  5. AMANDA, con chocolate no las he hecho nunca, pero las probaré.
    YOSUSAN, es lo que decía en la entrada; que las torrijas las hemos comido alguna vez, lo que pasa es que ahora parece que preferimos otros dulces más sofisticados y a mí me parece que debemos intentar conservar también éstos. Verdad?.
    KANELITA, ayyyyy... esas abuelas y sus torrijas!.
    MERCHI, guapetona, anda, sírvete que te veo con ganas, a que sí?.
    Gracias a todas y un besote

    ResponderEliminar
  6. deliciosas torrijas...con y sin chocolate, yo las hago de todas maneras....
    Bexinos

    ResponderEliminar
  7. te han quedao espectaculares laurita, a mi me gustan muchisismo, pero la verdad que hace mucho que no las hago!!! fuchiquitos

    ResponderEliminar
  8. Qué grandes he convertido los desayunos con este manjar a base de pan. La casa se inunda de un olor a pan frito que evoca a levantarse y no parar de comer hasta que se acaban. Una maravillosa receta de torrijas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que bien me hubiesen venido hoy para desayunar. Parece que estas cosas apetecen más en domingo. Te han quedado fantásticas.

    Buen domingo,

    ResponderEliminar
  10. yo quiero una, yo quiero una!!!

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  11. LAVIANA, muchas gracias. También haces las torrijas?
    KAROLINA, haz unas torrijas para merendar, verás qué recuerdos te trae.
    SILVIA, es verdad que el aroma que queda en la casa es una maravilla.
    MÓNICA, mujer, te hubiera mandado unas poquitas torrijas. Feliz domingo a ti también.
    PAULA, una sola???. Veeeenga... cohe unas cuantas!!!!
    Un besoteeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  12. Deliciosas las torrijas, yo hace unos días también las publiqué, y es que estan tan buenas. Besos.

    ResponderEliminar
  13. VIDIFER, también has hecho torrijas recientemente?. Y las haces igual o con diferencias a éstas?. Voy a echar un vistazo a las tuyas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Las torrijas son divinas. Te han quedado estupendas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Sabes que tienes toda la razón, mi madre las preparaba y yo nunca las he hecho.
    Gracias por la receta, la seguiré y recordaré los buenos sabores de antaño.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. MESE, mi niña, muchas gracias.
    CARMEN ROSA, nunca has hecho torrijas?. Pues ya estás tardando, ehhh.
    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Mi madre las hace de vicio, estan pa quitarse el sombrero, hay veces que no nos sentamos ni a la mesa, conforme va colocandolas mi madre en el plato, las vamos cojiendo, somos muchos y a todos nos encantan, sobre todo calentitas, jajaja, las tuyas de 10, un abrazo, angelamh.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.