¿Merendamos...?: hojaldres de cabello de ángel con vainilla y cardamomo.


Para el Día del Padre preparé unos hojaldres de cabello de ángel, pues a mi padre, muy goloso pero con un pequeño problemilla con el azúcar, le encantan los dulces "secos", más que las tartas o los pasteles de chocolate o cremas. Estos dulcitos son muy sencillos de hacer, pero, claro, ha de tenerse preparado el cabello de ángel.
En alguna ocasión les he enseñado cómo preparo yo el cabello de ángel, así que a ella les remito. Sin embargo, he de indicarles que, en esta ocasión, aromaticé este dulce hebroso y dorado con vainilla y cardamomo. ¡Cosa rica!.

INGREDIENTES (unos 35-40 hojaldritos)
- 2 placas de masa de hojaldre congelado.
- cabello de ángel
- azúcar glass
- cacao amargo en polvo
- huevo para pintar los hojaldritos.
ELABORACIÓN
1º) Cortar el hojaldre en pequeños rectángulos, disponerlos sobre papel sulfurizado en una bandeja de hornear, pintarlos con el huevo batido y hornearlos durante unos 12-15 minutos (tienen que hincharse bastante). Dejar enfriar.
2º) Con un cuchillo de sierra pequeña, abrir a la mitad los hojaldres, con sumo cuidado para que no se desmigajen demasiado.
3º) Rellenar con el cabello de ángel, tapar y espolvorear unos hojaldres con azúcar glass y otros con el cacao amargo.
¡Y listos...!. ¡A merendar!.

Etiquetas: