Mi primer contacto con el fondant

Hace unos meses me tropecé con un blog cuya propietaria organizaba cursos de realización de fondant. Vi que tenía muchas cositas interesantes y contacté con ella para apuntarme a alguno de esos cursillos que impartía, porque llevaba mucho tiempo con ganas de aprender sobre el fondant, especialmente porque la pastelería no es mi fuerte. Pues bien, el curso lo realicé ayer, junto con otras personas, y salí muy satisfecha. La organizadora del curso era Mónica, del blog Secretos de cocina, enyesques y algo más y también Mónica cupcakes.
Tengo que decir que Mónica trabaja mucho la preparación de estos cursillos que imparte. Cuando llegamos, nos tenía preparados unos dossiers con todo lo que necesitábamos saber para iniciarnos y caminar solas en este apasionante mundo del fondant. Igualmente, nos preparó unos deliciosos capuccinos para tomarlos mientras ella nos iba explicando los entresijos del fondant de nubes, de la pasta laminada y del pastillaje.
Preparó la pasta laminada ante nuestros ávidos ojos, así como una muestra de fondant de nubes para que, al menos supiésemos hacerlo y usarlo. Hecho por ella parecía fácil, pero vamos a ver cuando tenga que hacerlo yo sola en casa. ¡Ayyyyy.... ya les contaré mis peripecias!.
Una vez hecha la pasta, salimos al patio de su casa, en el que nos tenía preparada una gran mesa con todos los utensilios necesarios para hacer los cupcakes o magdalenas decoradas. No se pueden ni imaginar lo bien que lo pasé. Regresé a mi infancia colegial, manipulando y jugando con la plastilina. ¡Con lo que me gustaba hacer cosas con plastilina!.
Fue tremendamente entretenido, no sólo para mí, sino para todas las personas asistentes, con las que lo pasé genial. Una estupenda mañana de sábado. También coincidí con Alicia, una chica que conocía a través de su blog Mis recetitas y que he podido conocer en persona a través de este curso de fondant, lo que me alegra mucho.

En esas horitas hice estos cupakes: el de los ratoncitos es una copia de una fotografía de un modelo que Mónica nos dejó. Los otros modelos los imaginé y los plasmé lo mejor que pude en fondant. Yo creo que quedaron bastante bonitos, aunque son manifiestamente mejorables, claro está. Bueno, con el tiempo y un bizcocho...


En resumen, un cursillo que recomiendo, porque realmente merece la pena.

Etiquetas: