Estofado de cerdo con verduras

Como muchos de ustedes ya sabrán, no soy una gran aficionada a la carne, aunque no me puedo calificar de vegetariana, porque no la dejo de comer por convicciones personales, sino porque simplemente no me termina de agradar masticarla. Y cada día se me hace más cuesta arriba comer carne en general...
He de reconocer que cocino carne en función de mis gustos; no demasiado, pero algo sí que hago. Una vez a la semana, más o menos, añado a mi dieta habitual carne de conejo, de cerdo, de pollo o de pavo, pero no lo hago con la ternera y el cordero, pues son carnes que no me gustan muy especialmente. Cocino estas últimas carnes muy de vez en cuando y lo hago porque a mi socio de vida sí que le gustan; más bien le encantan. Se ha tenido que adaptar a mis gustos culinarios. No le ha quedado más remedio, pues soy incapaz de cocinar cosas que no me gustan demasiado. Yo cocino por intuición y por devoción y preparar platos de productos que no me gustan no me emociona; así que, simplemente, no lo hago. Por ejemplo, Marc disfruta con un buen plato de callos y yo no los pruebo, así que, cuando los come es porque mi madre o mi tía lo hacen y él los come... ¡y se pone las botas!.
No obstante, y una vez sentadas las bases de mis pocas ansias de carne y de mi poca vena carnívora, he de decir que me encantan los estofados. Esos pedacitos de carne, rehogados con muchas verduritas y con ese caldito deliciosamente aromático y jugoso, me gustan mucho. No es que lo haga todos los días, ni siquiera una vez la semana (yo creo que una vez al mes y va que chuta...), pero reconozco que es de las formas en que más me gusta la carne, de la clase que sea. ¡Y hoy hemos comido estofado de cerdo con sus verduritas!.
Les cuento lo que hoy le he puesto a este estofado (se lo he puesto hoy, porque si lo hiciera mañana, seguramente sería distinto... No soy capaz de hacer dos comidas iguales. Lo dije antes: cocino por intuición y eso me impide ser fiel a una misma receta).
INGREDIENTES (4 personas):
- 600 g de magro de cerdo cortado en tacos medianitos
- 2 zanahorias medianas peladas y cortadas en ruedas
- 1 cebolla grande cortada en trozos medianos 
- 2 papas grandecitas peladas y cortadas en cascos medianos
- 1 pimiento verde mediano cortado en trozos medianos
- 1 puñadito de guisantes
- unas habichuelas (judías verdes)
- harina (para rebozar la carne y para espesar)
- 1 vaso de vino tinto
- 1/4 vaso de vinagre de manzana
- 2,5 vasos de agua
- sal gruesa, 1 hoja de laurel, 1 rama de romero, tomillo, orégano, pimienta negra recién molida
- aceite de oliva
ELABORACIÓN:
1º) Pasar la carne por la harina y freirla en aceite de oliva hasta sellarla bien. Sacarla de la olla y reservarla.
2º) Rehogar la cebolla, el pimiento y la zanahoria en el mismo aceite que la carne. A los 3-4 minutos, añadir el vino tinto y el vinagre y dejar evaporar el alcohol. Raspar bien el fondo de la olla para despegar los restos de harina y carne que pudieran haber quedado y que darán sabor a nuestro guiso. Añadir las hierbas aromáticas y salpimentar. Dejar unos minutos a fuego medio.
3º) Añadir 1 cucharada de harina más, rehogar bien, incorporar la carne, las habichuelas, los guisantes y las papas, mezclar bien y cubrir con el agua. Remover bien con una cuchara de madera.
4º) En olla a presión, 20 minutos. En caldero normal, necesitaremos 1 hora o hasta que la carne y las verduritas estén tiernitas y estofadas. 
5º) Rectificar de sal y dejar reposar al menos 90 minutos. 
A tener en cuenta:
- Suelo hacer la mayoría de mis guisos en olla a presión, porque el tiempo apremia y, lo más importante, a menor tiempo de cocción, menos nutrientes pierden los alimentos. Así que, ojo al dato... 
- Este tipo de platos admiten los ingredientes que ustedes quieran echarle o los que tengan en la nevera. Sin embargo, no renuncien a la zanahoria porque le da mucho sabor (y color, por qué no decirlo) a los estofados y, si añaden calabacín, no hagan los trozos muy pequeños, pues quedarían excesivamente blandos en el guiso. Pueden, no obstante, evitar poner papas y, en ese caso, podrían, si quieren, acompañar el plato de un arroz blanco, de unas papas cocidas o de un puré de papas (no hay niñ@ que se resista a un buen puré de papas con el caldo y los tropezones de este estofado). 
- Si no les gusta encontrar las hierbas aromáticas en su plato, les recomiendo que las amarren con cordel y, a la hora de servir, retiren el ramillete al completo. 

Etiquetas: ,