Faláfel de habas y viajecito a la Feria de Iturrarán, en Aia, Guipúzcoa.

He estado unos días en Euskadi, en concreto en Aia, un pueblo de Guipúzcoa donde se celebra una feria anual de flores y plantas que merece la pena visitar. Para quien no lo sepa, decirles que desde hace unos años formo parte de un foro de plantas en el que me he topado con gente maravillosa que he podido conocer en este estupendo viaje. Nos hemos alojado en casas rurales muy bien acondicionadas, hemos paseado por los verdísimos caminos del Parque de Iturrarán y hemos podido disfrutar de una feria de plantas y flores al aire libre inigualable. Si no la conocen, no duden que les encantará, aunque no sean entendidos en Botánica (yo tampoco lo soy). El simple placer de caminar entre arces de diminutas hojas de color rojo, disfrutar del aroma de las magnolias y de la belleza de las peonías, bien merece la visita. 
El viaje ha sido un poco problemático, pues Spanair me hizo perder el enlace entre Barcelona y Bilbao pues el vuelo Gran Canaria-Barcelona salió con retraso y, luego, me perdió la maleta, que no me trajeron hasta el día siguiente. Menos mal que me prestaron una camiseta y algunas cosillas más y me las pude apañar al día siguiente, hasta que me devolvieron la maleta. Pero ni aún con esas incidencias, pudieron fastidiarme el viajecito. ¡Hasta el año que viene Iturrarán!.
Vuelta a la rutina diaria, recordé que había apuntado una recetilla de Jamie Oliver y me puse a ello. Creo que respeté bastante la esencia de la receta de este angloitaliano saleroso con el que me río muchísimo cuando le veo en la T.V. A ver qué les parece a ustedes.
Es un plato que gustará especialmente a amantes de las habas y del sabor de los vegetales sin cocinar. Los INGREDIENTES para 8 faláfel son los siguientes:
- 200 g de habas tiernas
- 1 cebolla roja pequeña y muy picada
- 1 cucharada colmada de harina
- 1 ramita de hierbabuena, cilantro, sal, comino, pimentón agridulce, chiles molidos.
- 1 diente de ajo majado
- aceite para freír
- para la salsa de yogurt: 1 yogurt natural, aceite de oliva, sal, pimienta negra molida, 2 ó 3 hojitas de hierbabuena picada.
- para acompañar: lechugas variadas picadas bien finas.


ELABORACIÓN:
1º) Poner las habas en remojo  la noche anterior. 
2º) Triturar las habas, junto con la cebolla roja, salpimentar, espolvorear con el chile molido, el pimentón, el cilantro, la hierbabuena, el ajo y el comino. Mezclarlo todo bien. Agregar la harina.
3º) Dar a la masa forma de bolitas aplastadas, con las manos (yo lo prefiero) o con dos cucharas.
4º) Freír en abundante aceite muy caliente hasta que estén bien tostadas y crujientes por fuera. Sacar del aceite y poner sobre papel absorbente.
5º) Hacer la salsa de yogurt (mezclar el yogurt con el aceite, la sal, la pimienta y la hierbabuena y batir bien hasta integrar los ingredientes).
6º) Poner la picada de lechuga en un plato, los faláfel encima y añadirle un poco de la salsa de yogurt.


A tener en cuenta: el faláfel es una especie de croqueta, en general, de garbanzos, cuyo origen se remonta a hace más de 2.000 años y que ahora se come en India, Pakistán y Oriente Medio y todo el norte de Africa, con variantes según cada país. El faláfel está hecho con habas, garbanzos o una combinación de ambos. Sin embargo, la variante que yo he hecho es la egipcia, llamada "ta`miyya", que emplea exclusivamente habas, mientras que otras variantes emplean exclusivamente garbanzos. Parece ser que lo que diferencia al faláfel de otras empanadillas y croquetas es que las habas o garbanzos no están cocinados: simplemente se ponen en agua hasta que se ablandan y luego se trituran mezclados con perejil y ajo, principalmente, para formar una pasta.

Etiquetas: , , ,