Lenguado relleno con terrina de papas y champiñones

Últimamente se ha hablado mucho en todos los medios de comunicación del "low cost". Hablando en plata, esta filosofía sólo promulga recurrir al "bajo coste"; pero claro, low cost queda más in que nuestra expresión en castellano. Me da la risa, pero parece que hoy en día los anglicismos están muy de moda y si los usas a menudo serás de lo más fashion. No serás nada cool si no empleas las palabrillas que vas a aprendiendo en tu curso de El Inglés con 1.000 palabras. No sé a ustedes, pero yo cada vez que escucho por la radio a ese hombre, me dan ganas de odiar a todos los estadounidenses e ingleses (que me perdonen todos ellos, pero no soporto a ese profesor Maurer). ¡Qué tío más petardo!. Le pagaría sólo porque no se promocionase más por antena. Quel horreur!. ¡Es que también tenemos estupendas expresiones francófonas si nos fallan los anglicismos!. 
Bueno, que me enrollo... Esto del low cost venía a propósito de otro programita de Canal Cocina que se llama "Alta cocina low cost", es decir, cocina muy fina a precios relativamente asequibles. Y como a nadie amarga un dulce... ¡Pues a aprender!. Lo cierto es que me gusta cómo se maneja ese cocinero, cosa que no puedo decir de muchos que veo por la tele. Mi madre les ve y les pone a caldo. Algunos son bastante guarretes; otros no saben ni dónde tienen los cacharros; etc. El tal Andrés Madrigal es muy rápido preparando platos bastante resultones y que, en principio, no resultan demoledores para el bolsillo.
No obstante, no han inventado nada los de Canal Cocina. Nuestras madres y abuelas eran y son expertas en eso de menos es más. ¿O me van a decir que no preparaban cosas increíbles con dos perras y media?. Mi madre sí. ¡Qué buenísima cocinera ha sido y es!. No tenía las estupendas vajillas que muchas de nosotras tenemos ahora y en los que cualquier tontería luce preciosa. No, ellas no tenían tiempo para esas chuminadas, que diría mi madre. Pero... ¡sus platos siempre saben a gloria!.
Ya no les doy más la lata (¿no es otro programa de Canal Cocina?. ¡Nos persiguen!) y les explico mi receta de alta cocina low cost. ¡A ver qué les parece!. ¡Quiero nota, ehhhhhhhhh!.
INGREDIENTES: 
- 1 lenguado grande por persona
- queso camembert
- aceitunas manzanilla deshuesadas
- 1 papa grande por persona
- 3 champiñones grandes por persona
- 1 vaso de leche
- 1 cucharada sopera de harina
- 4 cucharadas soperas de aceite de oliva extra virgen
- sal, pimienta negra molida, nuez moscada
ELABORACIÓN:
1º) Sacar los filetes a los lenguados y reservarlos emparejados (no salpimentar)
2º) Poner lonchas finitas de queso camembert sobre uno de los filetes de lenguado. Cortar las aceitunas en ruedecitas y colocarlas sobre el queso. Tapar el relleno con el otro filete de lenguado reservado.
3º) Colocar los lenguados rellenos en una fuente para hornear.

4º) Hacer una bechamel espesita (desleir la harina en 2 cucharadas de aceite, añadir la leche tibia, salpimentar, espolvorear la nuez moscada, remover unos 2-3 minutos, esperando a que espese y se cocine la harina). Napar los lenguados rellenos con esta bechamel. Hornear a 180ºC durante unos 15-20 minutos (yo usé la función ventilador).
5º) Pelar y cortar las papas en ruedas, meterlas en una bolsa para microondas, junto con 2 cucharadas de aceite, sal y un poco de pimienta molida. Cerrar la bolsa, hacerle unos cuantos agujeritos y meterla en el microondas. Cocinarlas a máxima potencia durante unos 7 minutos.
6º) En una terrina individual para hornear, alternar capas de papas y ruedas gruesas de champiñones, apretando bien para que no queden huecos entre ellos. Hornearla durante 10 minutos a la misma potencia que los lenguados (yo puse primero los lenguados y cuando le quedaban 10 minutos, metí las tarrinas en el horno).
7º) Servir a cada comensal un lenguado relleno con una terrina de papas y champiñones.
¡Buen provecho!.

Etiquetas: