Placer adulto: tarta de chocolate y naranja (chocolate and orange cake)


Ayer, día 7 de abril, fue mi 38º cumpleaños. Me gustan los cumpleaños; los propios y los ajenos. Me encantan las fiestas de cumpleaños multitudinarias y las pequeñas y familiares. Me gusta comer tarta, con o sin velas y me gusta pedir un pequeño deseo y reservarlo para mí solita. ¿Qué quieren que les diga...?. La niña que llevo dentro sale a corretear en los cumpleaños, divirtiéndose y tamborileando los dedos con nerviosismo. Ayer no pude compartir con ustedes mi cumpleaños, pues lo pasé en familia, pero hoy, les traigo algo que sé que gustará a quienes, como yo, disfrutan con un buen pastel de chocolate, sólo apto para adultos.
Suelo ser más benévola con las tartas que van dirigidas a otras personas, pero, tratándose de mi cumpleaños, no podía ser más que una deliciosa tarta de chocolate negro, por dentro y por fuera, emborrachada con un magnífico vino Málaga Virgen y mermelada de naranja amarga. Un verdadero placer, intenso donde los haya, para adultos. Tomen nota...
INGREDIENTES 
1) Para el queque o bizcocho de chocolate (la medida es el vasito del yogurt):
- 1 yogurt natural desnatado sin azucarar
- 4 huevos granditos
- 4 vasos de harina de repostería tamizados
- 3/4 vaso de aceite de girasol o millo (maíz)
- 2 vasos de azúcar morena
- 1 sobre de levadura en polvo
- 1/2 vaso de cacao puro en polvo
2) Para el relleno:
- 300 ml de Vino Málaga Virgen
- 300 ml de mermelada de naranja amarga (yo uso la Vieja Fábrica)
3) Para la cobertura de chocolate y la decoración
- 300 g de chocolate negro
- 200 ml de nata
- 50 g de mantequilla
- conguitos, fresas, etc.
ELABORACIÓN (muy fácil, pero se recomienda hacerlo de un día para otro)
1º) Hacer el queque o bizcocho: batir las yemas con el azúcar hasta clarearlas. Añadir el yogurt y el aceite, la harina, el cacao y la levadura tamizadas. Batir bastante hasta integrar bien todos los ingredientes. Añadir las claras montadas a punto de nieve y mezclar con la masa anterior con movimientos envolventes, usando una cuchara de madera. Aceitar un poco un molde redondo desmoldable, echar la masa dentro y llevar al horno durante 40 minutos a 170ºC. Dejar enfriar, desmoldar y cortar en 3 partes. Reservar.
2º) Hacer el relleno y rellenar: mezclar la mermelada de naranja con el Málaga Virgen y calentarlo un poco en el microondas. Al estar calentito, penetra mejor en el bizcocho y lo empapa bien, que es lo que se pretende. Repartir la mezcla en las capas, incluyendo todo el exterior del bizcocho que luego se va a cubrir con una densa capa de chocolate. Una vez montado y emborrachado el bizcocho, llevar a la nevera al menos durante una noche.
3º) Hacer la cobertura y cubrir el pastel: derretir el chocolate con la mantequilla al baño maría e ir añadiendo la nata a temperatura ambiente poco a poco. Mezclar bien. Colocar el bizcocho sobre una rejilla (con un plato debajo para aprovechar todito el chocolate) y verter las 3/4 partes del chocolate sobre el pastel borracho, sirviéndose de algún utensilio para que el chocolate caiga sobre él con menos vigor (espumadera, cucharón, cuchara de madera, etc.). El chocolate irá deslizándose lentamente y cubriendo el queque, de modo que no hará falta alisar su superficie. Cuando el pastel esté completamente cubierto, dejarlo enfriar y, si queremos, podemos añadir otra capa de chocolate. Cuando el chocolate esté durito, la levantamos con cuidado de la rejilla, la colocamos sobre la bandeja y la llevamos a la nevera hasta un poco antes de servirla. 
4º) Hacer los adornos de chocolate y decorar la tarta: mi sobrino los llamó "cagarros", así que "cagarros" los llamaré yo. Cada un@ los puede hacer a su modo, con las manos (cuando el chocolate esté frío pero maleable) o con moldes, hojas de plantas, cortadores, etc. Yo usé unos cortadores de galletas, además de las manos (bien limpias, ehhhhhhhh) y, por consiguiente, el chocolate debía estar calentito. Para ello, disponer el resto del chocolate reservado y lo que nos haya sobrado en un plato hondo, usar los cortadores que más nos gusten e introducirlos en el chocolate. Llevar el plato a la nevera y, cuando haya enfriado, los desmoldamos con mucho cuidado y disponemos a nuestro antojo sobre el pastel. Para escribir la felicitación, se puede usar rotuladores de repostería o tubitos de gelatinas de sabores, como fue mi caso.
A tener en cuenta: 
- Lo ideal es, al menos, hacer y emborrachar el bizcocho el día antes. Si también se quiere cubrir con el chocolate, no hay problema.
- El bizcocho es muy sabroso, por lo que hay que tenerlo en cuenta para niños pequeños o personas que no toleren el alcohol o lo sabores intensos.
Pidan a alguien que les dé de comer esta estupenda tarta. Cierren los ojos, abran la boca y sientan el placer que ese chocolate intenso les produce. El amargor de la naranja suavizado por el dulzor del Málaga Virgen; los cachitos de la corteza de la naranja y la esponjosidad del bizcocho de chocolate... Pero, de vez en cuando, abran los ojo,s no sea que quien les esté dando las cucharadas de tarta se la esté comiendo antes de que ustedes se den cuenta... Que tienta, señor@... Tienta mucho.

Etiquetas: ,