Mi blog cumple su primer añito

Hace ya 1 año que puse mi primera receta en este blog. Llevaba tiempo visitando los blogs de algunas amigas que conocía de varios foros de cocina y, la verdad, me picaba muchísimo el gusanillo. Era un querer y un sentir que yo no podía. ¿Qué tenía yo que ofrecer a los internautas que pudiera interesarles?. Pensaba eso de "aprendiz de mucho, maestra de nada" y me olvidaba del tema por un par de semanas.
Marc, mi marido, había creado hacía unos meses el suyo, El Blog de Marc Llambías, donde comenta de manera bastante visceral las noticias diarias que le interesan, le hacen reír o le cabrean. Hace algo más de un año, le veía escribiendo y subiendo entradas y me acongojaba el no atreverme yo  cuando me creía tan lanzada para muchas cosas. ¿Sobre qué iba a escribir...?.
A mí siempre me ha gustado escribir en general (bueno, vale, y hablar por los codos...), las plantas, la cocina... ¿La cocina...? "Marc, ¿tú crees que yo podría comentar recetas de cocina...?". "¡Claro...!. Haz lo mismo que haces en el foro de cocina...". Y así fue que un día me ayudó a crear mi blog y subí mi primera receta, que, si no me falla la memoria, fueron unas croquetas de pescado con mojo verde. Creo que mi primer comentario fue de Dolorss del Blog de Cuina, una amiga del foro de cocina en el que llevo unos cuantos años participando. Aquello me fascinó y se puede decir que me enganchó. Tanto ha sido el enganche producido que es raro el almuerzo en que no ande con el culo a dos manos y la cámara en ristre fotografiando hasta el humo de los platos que salen de mi cocina. ¡Qué locura!. 
Estoy muy satisfecha del trabajo que he hecho, pues, supongo que como la mayoría de nosotras, he aprendido muchísimo y no sólo de cocina. Hay noches que sueño con códigos html, con gadgets, con el header... ¡Madre del amor hermoso!. En esto me ha ayudado mucho leer a Jaime, protagonista indiscutible de El Balcón de Jaime, un pibe que es una joya en conocimientos blogueros y que los comparte con tanta generosidad que pone los pelos de punta. Considerando que no sabía absolutamente nada de blogs, en este año el aprendizaje ha sido toda una aventura para esta licenciada en Derecho que disfruta más cocinando un arroz cremoso que redactando un contrato de compraventa de una parcela. Lo sé... Ya sé que lo real es lo que me da de comer, aunque, pensándolo bien, tampoco es que crea que mi profesión, en esta situación de crisis, es lo que me da de comer. Si no fuera por mi peloncete, no podría hacer las cosas tan ricas que hago de comer, se lo puedo asegurar. ¡Que la cosa está muy mala y hay que ser muy apañada!. 
Bueno, dejando los lamentos para otra entrada en la que no celebre nada... Lo cierto es que me siento muy feliz con este diminuto rinconcito en el que puedo expresar lo que siento, lo que me gusta, lo que deseo y todo ello sin tener que mirar mucho hacia atrás o pensar mucho cómo voy a decirlo, si lo que digo agradará a los demás y si podría molestar a alguien. No, no... Aquí puedo vomitar todos esos anhelos que se quedan día tras día en lo más profundo de mí misma, cocinarlos a fuego lento o darles un golpe de calor con el soplete; espolvorearles unos granitos de descaro de cacao para alegrar el día a día; rociarlos con unas gotitas de esencia de imaginación para sentir que las cosas pueden ser tan diferentes como yo quiera que sean; y cubrirlos con un polvillo de dulzura de canela que aromatice hasta el día más sombrío. Y sí... Pueden pensarlo sin problema: si es que la que no se consuela, es porque no quiere.
En fin... Todo esta erupción exagerada de palabras y todo este dramatismo son para decirles a tod@s y cada un@ de ustedes que me hace muy dichosa saber que hay personas que leen mis recetas e incluso mis tonterías y que incluso deciden perder unos minutillos de sus vidas para escribir un comentario en mis posts. Si pudieran imaginar lo agradecida y recompensada que me siento, podría devolverles, al menos, un cachito de esa dicha. ¡Muchísimas gracias por estar ahí!. 
No me he olvidado de la tarta... Mañana, la receta... 

Etiquetas: