Queque de coco (Bizcocho de coco, coconut cake)

¡Menudo catarrazo tengo!. Me he traido de mis minivacaciones un catarro de aquí te espero... Todo el día con el pañuelo en la mano, una tos horripilante que proviene del abismo de mis interiores y una voz de ultratumba que da miedo al más pintado. Vamos... ¡hecha un cromo!. Pero no hay catarro, gripe o problemilla de salud ligero que no resuelva un buen zumo de naranja... 
Para más inri, he tenido un problema con una cliente que me ha sentenciado esta misma mañana diciéndome: "Espero que dios le dé lo que que merece...". Lo mismo le he pedido yo desde hace mucho, pensé en decirle, aunque por respeto preferí guardar silencio. Pero, me da que la cliente no era justamente eso lo que me deseaba. Una pena que las personas nos faltemos al respeto cuando no conseguimos lo que queremos, por absurdo y desproporcionado que pueda ser. No sé ustedes, pero estas cosas se están convirtiendo en más usuales de lo que me gustaría y no son plato de gusto para nadie, se lo puedo asegurar. Espero que esta buena señora pueda resolver sus problemas, pero con una nueva actitud y predisposición hacia las negativas que se va a encontrar.
Cambiando de tema... Ayer era el día de las mamis y no iba a quedarme sin prepararle alguna cosilla rica y dulce a la mía. ¡Claro que no!. Por ello, el sábado preparé un magnífico tiramisú del que no tengo fotos. Ustedes me disculparán, pero llevé la cámara para hacerle foto a una porción y cuando me di cuenta... ¡ya no había porciones en los platos!. Quedó muy rico, así que prometo volver a hacerlo y subir la recetilla y las fotos oportunas para que se hagan a la idea. Aparte del tiramisú, preparé un delicioso y esponjoso queque de coco y anís que espero les guste.
INGREDIENTES (usaremos la medida del yogurt)
- 1 yogurt de coco
- 4 huevos
- 3 vasitos de harina de repostería
- 1 vasito de coco rallado
- 1/2 vaso de aceite de girasol
- 1/2 vaso de anís (o, si preferimos otro licor, el que hayamos elegido)
- 1 sobre de levadura en polvo
- 4 cucharadas de miel de caña (azúcar invertida)
- Para decorar: 1/2 vaso de coco rallado para decorar y 2 cucharaditas de miel de caña.
ELABORACIÓN
1º) Mezclar los huevos con la miel de caña y batir hasta clarear los huevos un poco (con la miel de caña no clarearán tanto como con azúcar blanquilla). Añadir el aceite y el yogurt y batir alegremente.
2º) Incorporar la harina y la levadura tamizadas y, finalmente, el coco rallado. Mezclarlo todo bien, verterlo en un molde.
3º) Hornear unos 40 minutos a 160ºC (los primeros 30 minutos, con el calor sólo abajo, luego, calor arriba y abajo con ventilador). Dejar enfriar y desmoldar.
4º) Pintar la parte superior del queque o bizcocho con la miel de caña tibia y espolvorear el coco rallado por encima, de modo que la miel lo pegue a la superficie del queque.
A tener en cuenta:
- La miel de caña le va a dar un gustito dulce suave, pero diferente al azúcar blanquilla. Será mucho más afrutado.
- Podemos elegir cualquier licor que nos apetezca (ron, whisky, orujo, etc.). Sin embargo, el anís y el coco casan estupendamente y se llevan de fábula. Prueben y me cuentan. No es un dulce en el que se aprecie un sabor alcohólico; para nada. El anís se intuye, flota en el aroma del queque, pero no se percibe sabor a alcohol.
- Yo suelo utilizar casi siempre la misma receta de queque o bizcocho, cambiando determinados ingredientes que dan sabor o textura al mismo. La receta básica es muy elástica y admite tantas variaciones como nos apetezca en función de la fruta de temporada (queque de calabaza y moras), de si queremos añadir un poquito de licor (queque de limón al aroma de palo menorquín), sustituir una harina de trigo normal por otra integral... 
Me quedó pena no haber hecho foto del corte de una porción, pero supongo que lo comprenden... Éramos muchos y no tenía manos para cortar porciones y sacar una foto en condiciones. Pero pueden creerme cuando les digo que el sabor y la textura eran exquisitas, suaves y delicadas. ¡Se lo recomiendo!. 

Etiquetas: ,