Pan de cúrcuma y aceitunas

¿A que tiene buena pinta...?. ¡Pues aún está mejor de lo que parece!. Esto de hacer pan se está convirtiendo en el pan nuestro de cada día y... ¡me encanta!. Hago pan una o dos veces por semana y, la verdad, no lo cambio por ningún otro pan comprado. El aroma mientras se está horneando, la textura de la corteza y la esponjosidad de la miga son características que hacen irresistible al pan casero. ¡Y eso que aún no me sale perfecto!. Pero al golpito*... ¡Seguro que lo consigo!.
INGREDIENTES:
- 750 g de harina de fuerza
- 15-20 g de levadura fresca
- 400 cl de agua tibia
- 1 cucharada de AOVE
- 10 aceitunas sin hueso picadas
- 1/2 cucharita pequeña de sal 
- 2 cucharaditas pequeñas de cúrcuma
- harina para espolvorear en la mesa
- aceite para engrasar las manos o la bandeja si lo necesitásemos.
ELABORACIÓN:
1º) Desleír la levadura fresca en el agua tibia (no puede llegar a 40ºC o fastidiamos la levada) y esperar unos 10-15 minutos para que haga su efecto.
2º) Tamizar la harina, la sal y la cúrcuma dentro de un bol grande, añadirlas aceitunas picadas y el agua tibia con la levadura y ponerse a amasar (yo uso amasadora, porque amasar no es una de mis actividades favoritas). Mi amasadora trabaja unos 5 minutos, pero, si lo hacen a mano, necesitarán al menos unos 15 minutos, doblando la masa hacia dentro y estirándola una y otra vez. Hacer con la masa una bola y ponerla en una fuente limpia enharinada, dejando que leve en un sitio oscuro y tibio durante 1 hora y 30 minutos (primera levada).
3º) Volver a amasar unos 5 minutos más a mano, sobre todo para quitar el aire, darle forma al pan, colocarlo en una bandeja espolvoreada con harina y hacerle unos cortes largos en horizontal y en vertical (haciendo cuadrados) con un cuchillo bien afilado, para que se forme más costra. Rociarlo con agua con un vaporizador y espolvorearle un poco de harina por encima.
4º) Meterlo en el horno, precalentado a 220ºC, con un bol con agua que mantenga la humedad, que es la que favorece la costra del pan. Tenerlo a esa temperatura durante 10 minutos y otros 20 minutos a unos 180ºC (los últimos 10 minutos con ventilador). Vaporizarlo con agua una o dos veces, a partir de primeros 15 minutos. 
5º) Sacarlo del horno y colocarlo con una rejilla para que se enfríe y evapore toda la humedad que contiene. Si lo ponemos directamente sobre un plato o una encimera, el calor generará humedad que mojará y ablandará nuestro pan.
A tener en cuenta: 
- Para saber si el pan está bien hecho en su interior, golpearemos su base con los nudillos o contra la encimera de la cocina. Si suena hueco es que está hecho.  
- Al poner aceitunas, le pondremos menos sal a nuestro pan.
- La cúrcuma es el rizoma de la planta arbusto llamada "cúrcuma longa", una planta tropical milenaria, originaria de la India, China y Oriente Medios los países tropicales lo cultivan, pero los principales exportadores son: India, China, Sri Lanka, Filipinas. Antiguamente, la cúrcuma se empleaba para teñir las telas, como perfume, como depilatorio, como especia y como medicina.
Su sabor es dulzón, con un toque amargo y picante, por lo que debe usarse en su justa medida. Si no tenemos jengibre para alguna receta, podemos sustituirlo por cúrcuma, pues guardan cierta similitud en su sabor. Además, da color amarillo a los alimentos en los que se añade, aunque no tanto como el azafrán.  No olvidemos que la cúrcuma es el principal componente del curry.
La cúrcuma tiene numerosísimas propiedades medicinales que convendría tener en cuenta: es antiinflamatoria, antimicrobiana, antioxidante, carminativa, cicatrizante, diurética, expectorante, beneficiosa para los problemas hepáticos, biliares y para las indigestiones. Todo gracias a la curcumina, su ingrediente principal, que ayuda a combatir el alzheimer, el crecimiento tumoral e incluso inhibe la replicación del virus del VIH. La cúrcuma es una sustancia natural terapéutica carente de efectos secundarios . La industria farmacéutica podría aprender; el problema es que no quiere porque simplemente no le conviene. 
* "Al golpito": expresión canaria que significa "paso a paso".

Etiquetas: