Tarta de dos chocolates rellena de susús de crema

El viernes pasado, día 18 de junio, fue el cumpleaños de mi hermana y quise lucirme y obsequiarle con una magnífica tarta y, como mi hermana adora el chocolate, le preparé un pastelito que sabía que le iba a encantar. Lo que no supe hasta más tarde es que se convertiría en una propuesta dulce que, sin duda, repetiría en muchas otras ocasiones. Ya verán por qué lo digo...
INGREDIENTES:
a) Para la base:
- 200 g de galletas tipo maría e integrales
- 125 g de mantequilla
- 40 ml de leche
- 50 g de avellanas
b) Para la tarta:
- 200 g de chocolate negro
- 200 g de chocolate blanco
- 1 l de nata (buscarla bastante desgrasada)
- 1 paquete de polvos de flan (para 8 raciones) 
- 400 g de susús de crema (buñuelos, profiteroles... si son de crema, mejor).
c) Para la decoración:
- 100 g de chocolate blanco rallado
ELABORACIÓN:
a) Hacer la base: Triturar las galletas y las avellanas y mezclarlas bien con la mantequilla derretida y la leche tibia. Con esa pasta forraremos la base de un molde desmoldable, aplastando bien con las manos y nivelando lo más posible. Dejar enfriar en la nevera al menos 30 minutos.
b) Hacer la tarta:
     1º) Mezclar 1/2 l de nata fría con uno de los sobres (para 4) del paquete de polvos para hacer flan. Mezclar muy bien con una varilla. Calentar a fuego medio y añadir el chocolate blanco troceado, removiendo sin parar hasta que todo el chocolate blanco se deshaga. Cuando hierva, apagar el fuego.
     2º) Echar 2 cucharones de la crema de chocolate blanco sobre la base de galletas y extenderlo bien rápidamente. Colocar sobre esa cremita los susús, previamente sacudidos para eliminar la mayoría del azúcar que los recubre y cortados a la mitad si son muy largos. La crema de chocolate blanco actuará como una especie de "pegamento" de los susús, de modo que cuando le añadamos el resto de crema no se moverán, ni tenderán a flotar.
     3º) Verter el resto de la crema de chocolate blanco sobre los susús, dejar reposar sin mover un par de minutos y llevar a la nevera con cuidado hasta que cuaje bien.
    4º) Mezclar el restante 1/2 l de nata con el otro sobre de polvos para hacer flan, calentarlo, añadirle el chocolate negro troceado y remover constantemente hasta que el chocolate negro se deshaga y se integre bien. Cuando comience a hervir, apagar el fuego y verter esa crema de chocolate negro sobre la parte ya cuajada de la tarta. Dejar reposar un par de minutos y llevar a la nevera al menos 6 horas (de un día para otro está mucho mejor).
     5º) Desmoldar la tarta con cuidado y cubrirla completamente por encima de chocolate blanco rallado.
Esta tarta es una de ésas que he visto tantísimo pululando por internet y creo que Florelila de la web mundorecetas.com es quien más ha servido de inspiración a la mayoría de las blogueras que he visitado, que son muchísimas; así que, supongo, debo agradecerle esta maravillosa receta. Cada vez que la veía en algún blog o en alguna web, me decía a mí misma: "tengo que hacerla, tengo que hacerla...". Pero pasaba el tiempo y nunca la hacía. He aprovechado el cumpleaños de mi hermana para prepararla, pues la ocasión lo merecía. Les puedo decir que no imaginaba antes de probarla que una tarta tan sencilla pudiera dar un resultado tan estupendo. ¡Fue todo un éxito!. No dejen de hacerla; no les defraudará.
A tener en cuenta:
- Es una tarta a la que yo personalmente no le añadí azúcar extra, pues los chocolates ya lo llevan en mayor o menor cantidad y los susús también. En mi familia no nos gusta demasiado que lo que comamos sepa demasiado dulce; nos va más lo ácido, lo salado... 
- El toque de las avellanas en a base de galletas es una delicia.
- Los susús de crema le dan un toque, a mi parecer, más interesante y consistente que los profiteroles. No voy a entrar en polémicas respecto a su origen o a su verdadera denominación, pues desde Valencia (susús o xuxús), pasando por Girona (xiuxus), hasta Galicia (xuxos) son lugares donde podemos comernos estos deliciosos buñuelos. Yo los compré ya preparados y como un extra para esta tarta, pero lo cierto es que son tan calóricos que no suelen entrar normalmente en mis propuestas alimenticias. No obstante, ahí los dejo para que ustedes los conozcan, si es que no los conocían ya.

Etiquetas: