Tarta Roseta de chocolate y fresas

Ayer martes trece de julio cumplió años mi prima Roseta. Veintiocho añitos y parece que fue ayer cuando me llamaba "Guardaaaaaaaa, Guardaaaaaaaa..., pirúrameeeeeeeee" en vez de "Laura, Laura, ayúdameeeee". Nunca entendimos por qué eso de "Guarda", pero a ella le salía así y quién era yo para privarla de llamarme como ella quería. 
Roseta adora la tarta de galletas y chocolate clásica; la que han hecho nuestras abuelas y madres toda la vida y, por ello, decidí que iba a prepararle una versión más moderna y acorde con los tiempos que corren de ese magnífico pastel casero. Sin embargo, quise añadirle un toque glamouroso, tal como es ella, e introduje fresas y gelatina de este mismo sabor.
INGREDIENTES:
- Para la base: 200 g de galletas maría integrales, 100 g de mantequilla, 4 cucharadas de leche tibia, un puñadito de cereales de desayuno.
- Para la crema de chocolate: 1 l de nata, 1 sobre de polvos de flan para 8 raciones y 400 g de chocolate negro para fundir.
- Para la cobertura: 1/2 sobre de gelatina de fresa y unas 20 fresas (3 enteras y el resto cortadas a lo largo por la mitad)
ELABORACIÓN:
1º) Ablandar la mantequilla en el microondas y trabajarla con un tenedor hasta que quede a punto de pomada. Añadir las galletas trituradas (yo las trituro en el vaso americano, pero se pueden meter entre dos paños de cocina bien limpios y pasarles el rodillo por encima), los cereales también triturados y la leche, mezclándolo todo bien hasta que quede una pasta. Forrar la base de un molde desmoldable con esa pasta, nivelándola bien, y reservar en la nevera unos 15-20 minutos.
2º) Verter la nata en un caldero amplio y añadirle los polvos de flan. Mezclar muy bien hasta que no quede ni un grumo. Calentar y cuando vaya a hervir, bajar el fuego y añadir el chocolate troceado. Remover sin parar hasta que todo el chocolate se haya fundido e integrado completamente con la nata. Debe apreciarse una crema homogénea de color chocolate oscuro (sin grumos, ni puntitos...). Dejar que llegue a ebullición sin parar de remover y apagar el fuego.
3º) Colocar unas cuantas mitades de fresa pegadas al aro del molde y apretándolas bien para que la puntita de cada una quede dentro de la masa de galleta. Deben quedar de pie.
4º) Verter la crema de chocolate lentamente, cucharón a cucharón, sobre la base de galletas, teniendo mucho cuidado de que las fresas no se separen de la pared del molde. Dejar enfriar un poco y llevar a la nevera durante al menos 2 horas.
5º) Hacer un dibujo con las mitades de las fresas y colocar las tres fresas enteras en el centro de nuestra tarta. 
6º) Hacer la gelatina del modo habitual, según se indica en el paquete, y verter con cuidado sobre la tarta. Llevar a la nevera al menos 6 horas (yo la hice de un día para otro).
7º) Desmoldar con cuidado, para lo cual quizás necesitemos pasar un cuchillo o una paleta delgadita alrededor de nuestra tarta para separar la gelatina del aro. Colocar sobre un plato con cuidado o servir directamente en la base del molde.
A tener en cuenta:
- Esta tarta destaca por sus contrastes: una base consistente y sabrosa de galletas y cereales de casi un dedo de alta; una crema de chocolate densa y deliciosa, sin más azúcar que la que aportan el chocolate negro y los polvos para el flan; y una cobertura fresca y con el ligero punto de acidez que ofrecen las fresas y la gelatina del mismo sabor. Es un pastel que gustará a todos y que no nos dejará un regusto empalagoso después de haberla comido; al contrario, nos quedaremos con ganas de otro pedacito. 
-  Cuando hago esta clase de tartas con base de galleta, suelo forrar la base del molde con papel sulfurizado o vegetal (el que usamos para cocinar al horno o para hacer un papillote). De ese modo, es mucho más fácil levantarla del molde y colocarla en el plato o bandeja que más nos guste para servirla.
Sin duda, una tarta de lo más veraniega y fresca que no pierde un ápice de la cremosidad que nos ofrece el chocolate más delicioso. Es cierto que es una pastel con mucha nata y saben que yo no soy muy proclive a abusar de ella; pero el cumpleaños de Roseta bien lo merecía. 
¡Feliz cumpleaños Roseta!.

Etiquetas: , ,