Lapas o llámpares a la sidra

Las lapas, en Asturias, llámpares, son un marisco exquisito, pero no todo el mundo lo conoce o lo ha comido. Aprovechando que Lore, del blog, Cocinándotelo, ha convocado el concurso "Con sabor Astur", me he decidido a participar con un producto del mar que creo nos une a Canarias y Asturies; las lapas o les llámpares. 
Nuestras costas Atlánticas rebosan de mariscos y peces de una calidad inmejorable, al igual que la maravillosa materia prima que tiene esa bonita tierra asturiana, digna de una impresionante gastronomía. Las lapas o llámpares, como se las llama en Asturias, son un manjar que habría que conocer más y mejor. En las Islas Canarias las conocemos bien y las preparamos a la plancha con su mojo verde o bien en nuestros sabrosísimos arroces marineros. En Asturias son más dados a preparar sus llámpares en guisos y, como me encanta conocer nuevas recetas, he pensado que sería una estupenda receta para concurrir al concurso "Con sabor Astur" y optar a ese magnífico lote que ofrece su patrocinador, La Fresquera Asturiana. De ahí que les muestre en esta ocasión unas exquisitas lapas o llámpares a la sidra.
INGREDIENTES (2 personas):
- 1/2 kg de lapas o llámpares
- 1 cebolla finamente picada
- 3 dientes de ajo laminados
- 100 ml de tomate triturado
- 1 vaso grande de sidra
- 1 guindilla (sin la semillas)
- 1 cucharadita de pimentón agridulce
- 1 cucharada de harina
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- sal marina gruesa
- agua del mar o agua con un buen puñado de sal marina gruesa
ELABORACIÓN:
1º) Poner las lapas en remojo en el agua del mar hasta que suelten la arena. Al cabo de la hora, lavarlas bien y cambiarles el agua 2 veces más. Reservarlas. 
2º) Dorar los ajitos laminados en el aceite e incorporar la cebolla hasta conseguir que esté muy pochadita. Añadir el tomate triturado, la guindilla y un pizco de sal (muy poca sal, porque las lapas suelen tener ya bastante en sus cuerpos) y rehogar unos minutos a fuego medio-bajo. Echar la harina y remover con una cuchara de palo hasta que se integre bien. Verter la sidra y la cucharadita de pimentón y dejar reducir y espesar la salsita a fuego medio-bajo, removiendo para evitar que se pegue al caldero. Retirar la mitad de la guindilla y pasar por la batidora la salsa, dejándola bien fina.
3º) Añadir las lapas muy limpias, remover y tapar el caldero. En unos 2-3 minutos, las lapas se habrán desprendido de sus conchas, por lo que apagaremos el fuego de inmediato. Se pueden servir en este momento, pero si se pasa todo por un colador o chino y se retira la arenilla que hubiera podido quedar, así como alguna concha rota, quedará delicioso, para tomar casi como una sopa. 
A tener en cuenta:
- Las lapas son unos moluscos gasterópodos que pertenecen al orden de los Arqueogasterópodos, unos gasterópodos primitivos. Se caracterizan por poseer una concha con forma de escudo que recubre totalmente el cuerpo y que presenta simetría bilateral, con proporciones y colores que varían según la especie y las condiciones ambientales. El cuerpo está dotado de un gran pie musculoso con el que se desplaza y adhiere al sustrato. 
- Las lapas se encuentran adheridas a las rocas y, no sé en Asturias, pero en Canarias, tras un período de sobreexplotación, se encuentran amenazadas de extinción, por lo que se han protegido legalmente, estando su recogida sometida a muchas condiciones. Yo recuerdo ir con mi padre a zonas de la costa norte de Gran Canaria, donde el mar pegaba fuerte y esperar a que bajase completamente la marea, de modo que caminábamos sobre las piedras buscando esos magníficos moluscos univalvos que estaban pegadísimos a las rocas y que había que despegar usando un cuchillo.
- Como curiosidad, comentar que las lapas o llámpares en catalán son pegellidas y en menorquín, pitgellidas. Lo comento porque Marc es menorquín y fue una de las primeras palabras que aprendí a decir en su lengua. Me hacía mucha gracia. Él me decía: "me pegaré a ti como una pegellida". Y a mí me daba la risa tonta... ¡Las cosas del amor!.



        

Etiquetas: