Tartar de salmón con guacamole especial

No sé qué me gusta más, si el salmón o el aguacate. ¡Manjar de dioses...!.
INGREDIENTES (para 2 personas):

A) Para hacer el tartar:
- 200 g de salmón limpio, sin espinas ni piel
- 1 limón
- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- sal y pimienta negra recién molida.

B) Para hacer el guacamole especial:
- 1 aguacate grande
- 1 tomate pelado
- 1/ 2 cebolla blanca
- 1 pimiento verde pequeño
- el jugo de 1/2 limón
- chiles molidos
- sal
- el jugo de la maceración del salmón

C) Para el acabado del plato:
- perejil picadito
- sucedáneo de caviar
ELABORACIÓN:

A) Hacer el tartar:
1º) Picar el salmón en taquitos lo más pequeñitos posible.
2º) Exprimir el limón, mezclar su jugo con el aceite, la sal y la pimienta y emulsionarlo todo muy bien. Verterlo por encima del salmón, remover y dejar reposar en la nevera por un mínimo de 24 horas. Congelar esta mezcla al menos 6 horas para evitar el anisakis. Descongelar y dejar que alcance la temperatura ambiente. Escurrir bien, reservando el jugo de la maceración para hacer el guacamole.

B) Hacer el guacamole especial:
1º) Abrir el aguacate por la mitad; clavar la hoja del cuchillo en el hueso del aguacate y sacarlo; pelar el aguacate y aplastar su pulpa, mezclándola con el zumo de limón, el jugo de la maceración del salmón, el tomate y la cebolla muy picaditos, los chiles molidos y un pizco de sal. Mezclar todo muy bien.

C) Montar el plato:
1º) Con un molde o aro de emplatar, en mi caso cuadrado, colocar primero el guacamole, aplastar bien para nivelar y añadir encima el salmón marinado, nivelando igualmente.
2º) Retirar el molde, coronar con una cucharadita de sucedáneo de caviar y espolvorear con perejil picadito.
A tener en cuenta:
- El toque especial del guacamole lo da la mezcla con el jugo del marinado del salmón. Me pareció que quedaba muy suave, jugoso y con un sabor delicioso.
- Éste puede ser un interesante primer plato en las próximas fiestas navideñas. Fácil, fresco, sabroso... Y podemos dejar todo preparado el día anterior, a falta de sólo montar el plato en el último instante. E incluso, si preferimos servirlo en bonitas copas de cristal, podemos hacerlo completamente el día anterior.

Etiquetas: ,