Mermelada de higos a la vainilla

Con esta mermelada de higos a la vainilla participo en el concurso Wild food convocado por Ajonjolí en su blog La flor del calabacín. Quienes no conozcan este estupendo blog que hace reflexionar sobre nuestra alimentación y otras alternativas alimenticias, les recomiendo que entren y echen un vistazo, pues no tiene desperdicio.

Ajonjolí nos pidió que creásemos alguna receta con algún producto que pudiésemos recolectar, pescar o cazar nosotr@s mism@s, productos silvestres, nada cultivado por el ser humano; cosa nada fácil en esta sociedad en la que basta ir al supermercado y llenar nuestros cestos. Yo, ilusa de mí, pensé que sería más fácil, pues tenía en la cabeza recolectar setas en los montes de Gran Canaria y coger unos bulbitos de hinojo de silvestre que campan felices por doquier en la finca de mis padres. Pues no... La naturaleza no quería ponérmelo fácil. El hinojo parece haber decidido que este año no sale en los sitios normales y en cuanto a las setas... ¡Pero si hasta estos días no ha llovido!. Y me he quejado mirando al cielo y, no sé si se lo habrán tomado a mal, pero la cuestión es que llevamos unos días que no terminamos de secarnos. Agua y más agua y con vientos casi huracanados. Un horror. 
Bueno, finalmente, me he tenido que conformar con presentar mi mermelada de higos a la vainilla, que hice en septiembre, en plena temporada de unos higos estupendos. Y se preguntarán ustedes: ¿Y los higos... qué tienen de silvestres?. Pues la higuera que tenemos en la finca de mis padres es prácticamente un árbol para deslindar propiedades; ha estado siempre ahí; no la regamos; no la cuidamos; no intervenimos en sus ciclos en definitiva. Por tanto, se la considera una higuera silvestre. Vecinos de mis padres vienen a pedirle ramas para hacer acodos e injertos en sus propias higueras, pues los higos de esta higuera son maravillosos. Son de piel negra y roja pulpa, dulce como la miel. Deliciosos. Y este año, la higuera ha sido tan prolífica en higos que realmente no dábamos abasto, de ahí que hiciera bastantes tarros de mermelada de este rico manjar.
INGREDIENTES:
- 2 kg de higos pelados
- 700 g de azúcar de caña
- 2 vainas de vainilla
- la piel de un limón
- 1 vaso de agua

ELABORACIÓN:

1º) Cortar los higos en mitades, mezclarlos con el azúcar y dejarlos que maceren durante 1 hora más o menos.
2º) Poner los higos y el azúcar a fuego bajo durante 15 minutos, removiendo constantemente. Añadir el agua, la corteza de limón y el contenido de las vainas de vainilla, remover y dejar cocer a fuego bajo durante 1 hora. Apagar el fuego y dejar enfriar. Volver a cocer durante 40 minutos más y volver a apagar. Dejar enfriar. Retirar la corteza de limón y pasar la batidora un poco, asegurándose de dejar trozos enteros de higos a modo de tropezones. Cocer 30 minutos más. Si no gustan las semillitas, se puede colar; pero son buenísimas para la salud y la digestión y dan el toque a la mermelada, así que yo no se las he quitado. 
3º) En caliente, rellenar con ella, y hasta casi el borde, tarros herméticos de cristal previamente esterilizados. Cubrir con papel de hornear humedecidos de alguna clase de alcohol (orujo o algo similar), cerrar fuertemente con la tapa de rosca y poner los tarros del revés hasta que se enfríen y ellos mismos generen el vacío. De esta manera, se pueden almacenar fuera de la nevera, en un sitio seco y en donde no haga excesivo calor durante un tiempo considerable (una despensa, alacena, etc.).
A tener en cuenta:
- La mermelada es oscura porque el azúcar de caña lo es. Si la preferimos más clarita, hagan uso del azúcar blanquilla, aunque, personalmente no la recomiendo. 
- Los higos tienen bastante azúcar de por sí, por ello no respeté las proporciones habituales de azúcar añadido, sino que puse menos.
- Otros años la hago con toque de canela, pero creo que la combinación con la suave y aromática vainilla es excepcional.
- Esta mermelada es deliciosa para acompañar carnes como la del cerdo; pero, simplemente en un pan recién hecho con mantequilla... ¡De quitar el sentío...!.

Etiquetas: , ,