Tajine marroquí de cherne (pescado)

Soy isleña y, consecuentemente, el mar forma parte de mí. Crecí a 100 m de la Playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria y, aunque años más tarde mis padres decidieron mudarse a una zona más alta de la ciudad, seguí muy relacionada con el mar. Actualmente vivo en Arucas, a unos 13 km de Las Palmas de Gran Canaria, pero en la misma costa norte de Gran Canaria, cuyo mar vivaracho y activo me atrae como la miel a las moscas. 
No sé si esa misma atracción es la que hace que todo lo que viene del mar me fascine. Desde pequeña siempre he visto muchísimo pescado en casa. Mi padre tenía bien surtida nuestra nevera y congelador, pues, aparte de ser trabajador del Puerto de La Luz y de Las Palmas, siempre ha sido un gran aficionado a la pesca. Pescados y mariscos de toda clase se fijaron en mi retina, de modo que no entiendo una dieta sin pescado. No subo más recetas de pescado al blog porque, normalmente, solemos comer el pescado a la plancha o al horno y, subida una receta... 
Hoy, sin embargo, les traigo un plato típico marroquí, aunque es conocido en todo el Magreb. Les hablo de un "tajine" (los vocablos "tajín" y "tagine" son igualmente válidos). 
La receta la obtuve de un maravilloso libro de la Editorial Blume llamado "200 platos de pescado y marisco" que recomiendo fervientemente por su calidad fotográfica y por la sencillez y originalidad de los platillos mostrados. Era la primera vez que lo hacía y, francamente, me pareció un plato tan delicado, suave y original que me va a inspirar otros muchos platos. ¿Se animan a probarlo...?.
INGREDIENTES (2-3 personas)
- 750 g de cherne cortado en tacos de "a bocado"
- 1 cebolla grande cortada en rodajas finas
- 2 dientes de ajo laminados
- 150 ml de caldo de pescado (yo usé caldo de verduras suaves)
- 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 40 g de pasas sultanas
- 25 g de piñones
- 1 cucharada de jugo de limón
- la ralladura de 1/2 limón
- sal gruesa
- especias: un pizco de pimienta negra recién molida, 1/2 cucharadita de comino en grano, 6 vainas de cardamomo, 1/2 cucharadita de cúrcuma, 1 rama de canela.
ELABORACIÓN:
1º) Salpimentar los tacos de pescado y reservar.
2º) Majar en un mortero la sal gruesa, el comino en grano, las semillas de cardamomo (abrir las vainas y sacar la semilla).
3º) Calentar en un caldero plano el aceite y pochar las cebollas. Añadir el ajo, el majado de especias, la cúrcuma y la rama de canela y sofreír un par de minutos. 
4º) Agregar los tacos de pescado al caldero y removerlos con cuidado hasta que se doren ligeramente por fuera. 
5º) Pasar el contenido del caldero a una fuente refractaria (para el horno), esparcir por encima las pasas y piñones, así como el caldo caliente con la ralladura de limón. Si la fuente tiene tapa, taparla; si no, pues sin tapa... Meterla en el horno precalentado a 160ºC durante unos 30 minutos.
A tener en cuenta:
- El tajín, tajine o tagine es un plato habitual de la cocina magrebí que toma su nombre del recipiente de barro en el que se cocina. Este recipiente tiene una característica tapa cónica que no se usa mientras se cocina, sino después, para mantener los alimentos calientes. En este caldero de barro se cocina lo que normalmente llamamos ingredientes usuales de la dieta mediterránea: pollo, cordero, ternera, pescado, verduras, pastas, legumbres e incluso dulces. Suele emplearse la famosa mezcla de especias "ras al hanut".  
- El cherne es el pescado típico por excelencia de las Islas Canarias y con el que se cocina su plato más tradicional: el sancocho canario. Es un pescado blanco carnoso y delicioso. Su nombre científico es polyprion americanum (aunque los hay muy variados dentro de esta especie) y hay quien lo conoce como cherna, mero zuria, romerete (cuando es un ejemplar joven) o, en Huelva y Cádiz, pardillo o pepe. Lo que hay que saber es que es un tipo de mero y su carne es bastante similar, aunque es más aromático, dado el tipo de alimentación que tiene (pulpos pequeños, crustáceos, etc.).
- Considero que es un plato que se puede tener preparado de un día para otro y que, incluso, se puede llevar al trabajo en un tupper bien hermético. Un plato calentito, suave y que no carga el estómago.
- Hay quien lo acompaña de un cuscús sencillo, pero yo considero que acompañado de un buen pan, para mojar, no hace falta nada más.

Etiquetas: