Roscón de Reyes (receta infalible)

El año pasado hice mi primer roscón de reyes y, la verdad, quedó bueno, aunque en poco tiempo se quedó bastante seco y algo durote. Este año quise esforzarme un poco más para hacer un mejor roscón, por lo que miré varias recetas en internet e incluso en algún libro de repostería. Tenía dudas entre varias y, finalmente, opté por escoger la receta de Ana, de Corazón de almíbar, aunque hice algunos cambios. ¿Por qué ésta y no otra receta...?. Pues la respuesta es simple, pero sincera... Por los ojos. El aspecto que tenía era maravilloso y tan rechoncho que no pude resistirme. Sin embargo, Ana no mostraba el corte de su roscón y eso me dejó un poco indecisa, porque creo que es muy importante mostrar también el interior de panes, bollos, bizochos, etc. Sé que a veces no se puede, porque no tenemos tiempo o porque vamos a regalarlo y no vamos a llevarlo cortado (¿o sí...?), pero ver cómo es por dentro te da más pistas sobre la receta. A pesar de todo, me arriesgué y confié en Ana, de Corazón de almíbar. No me equivoqué. 
INGREDIENTES (10-12 raciones)
A) Para la masa madre (aquí es donde introduje más variantes respecto a la receta de Ana, sobre todo en cantidades):
- 150 g de harina  
- 100 ml de leche tibia
- 20 g de levadura fresca 

B) Para la masa del roscón:
- 500 de harina de fuerza
- 100 ml de leche tibia
- 100 g de mantequilla sin sal ablandada
- 2 huevos a temperatura ambiente
- 100 g de azúcar
- 2 cucharadas de melaza de caña
- 2 cucharadas de agua de azahar
- 1 cucharada de esencia de limón
- 2 cucharadas de anís
- ralladura de la piel de un limón grande
- fruta escarchada variada
- nueces machacadas
- 1 huevo batido para pintar
- azúcar húmeda (2 cucharadas de azúcar mezclada con 1/2 cucharada de agua de azahar)
- sorpresita al gusto de cada un@ (figurita, haba, papelito con mensaje envuelto en papel de platina, etc.)
ELABORACIÓN:
1º) Hacer la masa madre: diluir la levadura en la leche tibia, mezclarla con la harina y amasar bien. Se queda una masa bastante húmeda y pegajosa, pero no temamos; es normal. Con las manos impregnadas en un poco de aceite, darle forma de bola lo mejor que podamos y dejarla en un recipiente grande, tapada con un paño y en un lugar tibio (yo la metí en el microondas, a oscuras). En unas 3-4 horas habrá triplicado su tamaño y estará llena de burbujitas (eso es bueno...). Es el momento de ir preparando el resto de la masa.
2º) Mezclar la leche, los huevos, la mantequilla, el azúcar, el agua de azahar, la esencia de limón, el anís y la ralladura de limón. Añadir la masa madre e ir incorporando la harina poco a poco. Amasar profundamente (yo usé la amasadora durante unos 10 minutos a velocidad media). La masa que lograremos no es la masa de un pan, sino bastante más húmeda y algo pegajosa. Sin embargo, es muy elástica y se maneja bastante bien con las manos. 
3º) Con las manos un poco aceitadas, dar forma de bola, remetiendo la masa hacia abajo constantemente para que la masa leve hacia arriba. Colocar en un recipiente grande, tapar con un paño limpio y dejar levar hasta que triplique su volumen. Como en Canarias no hace frío, simplemente metí el recipiente en el microondas y me olvidé de la masa durante unas 2 horas.
4º) Enharinar la superficie de trabajo y aceitar un poco las manos de modo que podamos trabajar algo la masa para desgasificarla, hacer un churro alargado con ella y dar forma al roscón, colocándolo sobre la bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Para estirar la masa y darle forma, yo sujeto el churro por un extremo, primero, y por el otro, de manera alternativa y el propio peso de la masa hará que se estire bastante dada su elasticidad. Hacer un agujerito con el dedo en la masa e introducir la sorpresita dentro. En el centro del círculo de masa, colocar un molde del revés para garantizar que se mantiene el agujero del centro.
5º) Dejar levar en el horno, a una temperatura de unos 50ºC durante uno 30-40 minutos. 
6º) Sacar el roscón del horno y aumentar la temperatura de éste hasta los 180ºC. Mientras se calienta, pintar con el huevo batido con mucho cuidado para que no se baje la masa; colocar la fruta escarchada, espolvorear con las nueces machacadas y con el azúcar. 
7º) Colocar la bandeja en la parte baja-media del horno y hornear durante 20 minutos (yo usé la función ventilador). Si vemos que se nos tuesta más de la cuenta, cubrir con papel de platina, aunque no creo que haga falta.
A tener en cuenta:
- Puedes hacer el roscón sin emplear masa madre; sin embargo, empleando un poco más de tiempo puedes lograr un roscón mucho más esponjoso, más tierno y con el sabor más acentuado. Yo he hecho roscones de las dos maneras y puedo decirte que con masa madre es espectacular. Incluso dura un poco más en perfectas condiciones, sobre todo su textura y esponjosidad.
- El agua de azahar combinada con el anís y con la ralladura de limón dan un saborcito y un aroma impresionantes. Mis vecinos pueden dar fe de ello (del aroma, claro está, porque no les he invitado a probarlo).
- Como habrán visto reduje las cantidades normales de azúcar y le incorporé melaza de caña. Me pareció que el dulzor era el justo y muy suave.

Etiquetas: ,