Sopa de setas y arroz integral con tomillo (cantharellus cibarius)

¡La primera receta del año!. Quería haberla puesto el día 1, pero no pudo ser. Cuando el día tiene sólo 24 horas, no hay tiempo para más. El corre-corre de los últimos días no me ha sentado nada bien y así fue que el jueves 30 de diciembre amanecí con un enorme orzuelo en el ojo izquierdo y éste casi cerrado; el viernes 31 desperté con un herpes labial y, por la tarde, la tensión me cayó por los suelos debido a las típicas cuestiones mensuales femeninas. Para más inri, una vecina que generosamente me cedía su plaza de garaje me comunicó, el 31 a mediodía, que la necesitaba urgentemente. Vamos, vamos, vamos...¿Venganza del 2.010 hacia mí?. Creo que debió ser la alergia que le cogí a ese año que no quiero volver a nombrar, que terminó rezumando por cada poro de mi piel. En fin, pelillos a la mar... Empieza un nuevo año y, con él, mis ilusiones renovadas. 

Las comilonas navideñas van dejando paso a los intentos desesperados de preparar el roscón de reyes (ya hablaremos de ese particular... ejem ejem...). Y nos apetece enormemente un buen plato de sopa, caliente y aromática; un guiso casero burbujeando a fuego lento; una tacita de humeante té o café acompañada de un bizcocho esponjoso y tierno... ¡Pero si acabo de comer!. Bueno, creo que ustedes me han entendido... ¿o no?. Mejor les dejo esta estupenda receta de sopa consistente que no deben dejar de hacer. Es pura energía para el cuerpo y magia para nuestro cansancio mental.
INGREDIENTES:
- 3/4 l de caldo caliente de verduras y pollo (yo siempre suelo tener en la nevera caldo casero de pollo, de verduras, de carne...).
- 150 g de setas (rebozuelos cogidos el día anterior). Seleccioné las más pequeñas.
- 3/4 de un vaso (de los de agua, normales) de arroz integral ecológico (traído del Delta del Ebro, un manjar...). 
- 1 cebolla pequeña finamente picada.
- 2 pencas de apio cortado en ruedecitas.
- 1 trocito de pimiento verde muy picadito
- 2 dientes de ajo majados.
- 3-4 ramitas de tomillo fresco.
- sal marina, pimienta negra recién molida, 1 cucharadita rasa de cúrcuma.
- 1 cucharada de aceite aromatizado con tomillo.

ELABORACIÓN:
1º) Rehogar en el aceite la cebolla, el pimiento y el apio hasta que todo esté bien pochadito.
2º) Añadir el ajo majado y las setas pequeñas enteras. Hacer a fuego fuerte para que generen bastante agua. 
3º) En ese instante, añadir el tomillo fresco, la sal, la pimienta y la cúrcuma, así como el arroz. Remover bien con la cuchara de palo y cuando el caldo de las setas casi haya desaparecido, añadir el caldo caliente. 
4º) Hacer a fuego medio-bajo hasta que el arroz esté al dente. En el caso de este arroz integral ecológico, necesité 30 minutos desde que añadí el caldo caliente. 
5º) Servir caliente con una ramita de tomillo fresco por encima.

Un plato sencillo, ¿verdad?. Pues igualmente divino... Por cierto, con esta receta participo en el HEMC # 50, dedicado a las sopas. 

A tener en cuenta:
- Nosotros comimos esta sopa como plato único, pues la hice bastante consistente, con su buena cantidad de arroz y sus setas. Tenía las vitaminas del caldo de verduras, las proteínas y abundantes minerales de las setas y los hidratos del arroz. Después de tantos días de excesos, con un plato como éste tenemos asegurados los nutrientes que necesitamos para mover adecuadamente nuestra maquinaria orgánica, ¿no creen?. 
- Si no tienen rebozuelos, pueden hacer esta sopa con cualquier seta que quieran o tengan a mano. Lo ideal es que sea una seta que tenga bastante sabor y se preste bien a estar en remojo tanto tiempo sin perder textura. Los rebozuelos o cantharellus cibarius son excepcionales para este tipo de guisos, pero no se frenen y cocinen con lo que tengan a mano. Las recetas no son inamovibles; all is up to you.
- Como verán, la única especia destacable es el tomillo. En otras ocasiones me gusta cocinar con muchas especias, pero esta vez he preferido que el tomillo, con ese aroma a campo resaltase el increíble sabor del rebozuelo. Creo que son una combinación deliciosa e infalible. Pueden usarlo seco, pero el fresco aporta un plus que es realmente bueno en este plato de sopa.
- Evidentemente no es imprescindible que el arroz sea integral y/o ecológico. Yo soy la primera que lo tunea todo, así que hagan ustedes lo mismo y vuelvo a insistir: cocinen con lo que tengan a mano.    

Etiquetas: , ,