Pan rústico rápido para recibir a la primavera

Hoy ha entrado la primavera y los días son considerablemente más largos. Además, y por si no lo sabían, el domingo 27 de marzo habrá que adelantar el reloj una hora (a las 02:00 horas en la Península serán las 03:00 horas y a la 01:00 en Canarias, serán las 02:00 horas). Lo he mirado en la web del Ministerio de Fomento, así que supongo que no me equivoco con los datos que reseño. 

Vamos a celebrarlo con un buen pan rústico y un poco de música, con clase...
La receta del pan no tienen mucha enjundia, así que seré escueta, para variar...

INGREDIENTES:
- 400 g de harina de fuerza
- 100 g de harina de millo o maíz
- 375 ml de agua
- 12 g de levadura fresca
- flor de sal d'Es Trenc mediterránea (tomillo, romero, etc.)
- pimienta negra recién molida
- 3 cucharadas soperas de aceite de millo o maíz

ELABORACIÓN:
1º) Desleír la levadura en el agua. Dejarla actuar unos 5-10 minutos.
2º) Mezclar el resto de los ingredientes en la cubeta de la amasadora, añadir el agua con la levadura y amasar. Primero, y durante 2-3 minutos, lentamente. Luego, a más velocidad, durante unos 4-5 minutos más.
3º) Espolvorear la mesa de trabajo con harina o semolina, volcar la masa y amasarla a mano, doblándola y pasándole el rodillo por encima tras cada doblez. 
4º) Darle la forma deseada, colocarlo en la bandeja de hornear y en lugar cálido, tapado con un paño limpio y dejarlo leudar o levar hasta que duplique su tamaño. Yo no suelo atender al tiempo, sino a la apreciación y a las circunstancias meteorológicas. A veces, la masa ha aumentado muchísimo su volumen en 1 hora y, otras veces, ha pasado más tiempo y la masa sigue pequeña y terca, sin querer crecer. Por eso, hay que tener en cuenta el ojo, más que el reloj. 
5º) Una vez haya duplicado su volumen o incluso más, hacerle unos cortes en cruz de 1 cm de profundidad, más o menos, vaporizar con agua, espolvorear con harina o semolina y hornear a 200ºC durante unos 25 minutos. Yo empleo el horno con la función ventilador y, además, añado un cuenco con agua en el fondo, para dar más humedad al ambiente y que la corteza quede más crujiente.
6º) Sacarlo del horno, golpear la base del pan y, si suena a hueco, dejarlo enfriar sobre una rejilla.
Resultado: un pan rústico o cateto, como prefieran llamarlo. Muy aromático. De corteza fina, dorada y crujiente. Su consistencia es compacta, pero no pesada y su miga es firme, poco alveolada, pero muy tierna y esponjosa. El pan dura una semana en perfecto estado, si lo tenemos tapadito con un paño de algodón o lino, aunque, claro, no podría poner la mano en el fuego, porque no creo que jamás nos haya durado tanto. Podría decir que el pan está más sabroso al día siguiente y el olor a pan es delicioso. Según tengo entendido, es un pan ideal para hacer sopas de pan y cosas por el estilo, pero yo no suelo hacerlas, así que mejor, no les digo nada que no haya podido comprobar antes. 

Y para finalizar les dejo con lo prometido, que siempre es deuda. Phil Collins y su Going back. Una lástima que abandone definitivamente la música, porque este señor inglés con una voz y ritmo de lo más peculiares para su color de piel, lo ha sido todo en el mundo de la música. Personalmente, me apena mucho que no vuelva a escribir canciones o a cantar, pero, dado que se va con su familia, le deseo lo mejor. Going back!!!

Etiquetas: