Focaccia aromática y The Fray para comenzar la semana

Este fin de semana he pasado bastantes horas en la cocina o pensando en recetas que cocinar para algunos concursitos que están en marcha por toda la red. Mis libros de gastronomía andan dando botes por toda la casa. Ora aquí... ora allá... No paran los pobrecitos. No puedo decir que no haya amortizado cada página de cada uno de esos libros. Entre post-its y marcadores de libros, parecen ferias ambulantes.

Mi sobrino Hugo me ha servido de conejillo de Indias para algunas cosillas y también a él le han gustado mis pequeños experimentos. Por ahora, les dejo con el primero de los platos que salió de mi cocina este domingo. 

Whole kitchen, en su propuesta salada para el mes de abril, nos invita a preparar una focaccia.
INGREDIENTES (casi tan grande como una bandeja de horno):
- 425 g de harina (1/2 de harina de trigo escanda, 1/2 de harina de trigo normal)
- 175 ml de agua tibia
- 5 g de levadura seca rápida (de panadería) (ya sé que parece poco, pero esta levadura es una maravilla)
- aceite de oliva virgen aromatizado con ajo, guindilla y romero
- 1 cucharada de sirope de ágave (o miel, en su defecto)
- 1 cucharadita de sal marina fina y flor de sal d'Es Trenc con olivas negras, Balearides
- una cucharada de hojas de romero fresco picadas y una cucharada de hojitas de tomillo fresco
- un puñadito de tomates secos troceados
ELABORACIÓN:
1º) Disolver la levadura en el agua tibia y dejar que ésta haga efecto 10-15 minutos.
2º) Mezclar la harina, con la sal fina, el sirope de ágave, una cucharada de aceite, el romero picadito, el tomillo y los tomates secos.
3º) Agregar el agua con la levadura a la harina y amasar hasta que todo esté bien integrado y logremos una masa elástica y suave. Dejar leudar hasta que doble o triplique el tamaño inicial (en mi caso, unos 90 minutos).
4º) Desgasificar un poco la masa, colocarla en el centro de una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Con las manos, aplastarla dándole forma al mismo tiempo. Debe cubrir el 85% del tamaño de una bandeja de horno. Una vez estirada, hacerle algunos hoyos en su superficie con los nudillos. 
5º) Rociarla con el aceite aromatizado, siendo generos@s. La mayoría de este aceite se depositará en los hoyos de la masa. Espolvorear la sal con olivas negras.
6º) Hornear durante 18 minutos a 170ºC (función ventilador).
7º) Sacar del horno, dejar enfriar un poco sobre una rejilla y servirla cortada en cuadrados de 10x10 cm.
He de reconocer que, en un principio, no me motivaba mucho hacer una focaccia tradicional, pues me suelen gustar más las de masa fina, al igual que en las pizzas; sin embargo, nos quedamos gratamente sorprendidos con lo sabrosa que era la masa, tierna, pero de corteza algo crujiente. Nos encantó el sabor del aceite aromatizado y las hierbas frescas, el delicado toque dulzón del sirope de ágave y el agridulce de los tomates secos; y qué deliciosa queda la flor de sal con olivas  negras sobre la corteza dorada de la focaccia. Sin duda, este pan a la italiana ha quedado bien reseñado en mi libretita de recetas de panes y masas. La hemos disfrutado un montonazo.

Y para terminar este post, pero para comenzar la semana, les dejo con un grupo que me gusta mucho y con una canción pegadiza que me encanta escuchar. The Fray y su How to save a life, que ha servido para la banda sonora de la serie Anatomía de Grey. Que tengan una buena semana y, si toca conducir trayectos largos, ya saben: más vale llegar tarde que no llegar y siempre, siempre, con cinturón de seguridad para todos los que viajen en el vehículo.

Etiquetas: