Crema de naranja y Duffy para empezar el fin de semana

Esta semana ha estado cargadita de acontecimientos y, la verdad, me apetece que el fin de semana sea relajado y tranquilo. Les recuerdo que tengo pendiente un post para celebrar los dos añitos de ¡Sano y de rechupete!, pero que esta semana me ha sido imposible organizarlo adecuadamente; así que tendrá que esperar a los próximos días. ¡Será un sorteo entre mis seguidores!. Seguro que les gustará. También tengo pendiente comentarles un show-cooking al que asistí junto con otros blogueros y en el que lo pasé estupendamente. Se divertirán con la crónica y las fotos.

¿Qué les parece una crema de naranja para comenzar el fin de semana?. ¿Recuerdan los pocillos de merengue que les mostré en días anteriores y que iban rellenos con una deliciosa crema de naranja?. Pues les traigo otra manera de servirla. 
Como ven, he servido esta crema de naranja en vasitos, bien fría, con cacao, una, y con mermelada de kiwi, la otra. El cacao, puro, amargo y totalmente ecológico, realzando el sabor dulce y cremoso de la crema. La mermelada de kiwi, casera, regalo de Teresa que tuvo a bien prepararla con los kiwis de su huerta y enviármela con su hija Fany (¡muchas gracias Teresa!), consigue ese punto ácido y cítrico que tanto me gusta. Ambos contrastes son deliciosos, aunque ustedes pueden tomar la crema sola o acompañarla de chocolate caliente, nata, frutos secos o cualquier otra mermelada.
La elaboración de esta crema es tan sencilla que no la vuelvo a reproducir, sino que les remito a la recetas de los pocillos de merengue rellenos de crema de naranja. Espero que la disfruten muchísimo.

Etiquetas: ,