Pollo tikka masala

Me gusta mucho usar hierbas aromáticas y especias en las comidas que elaboro y no creo que por ello esté renunciando al sabor suave y a una materia prima de calidad. Ya saben cuánto me gusta usar distintas variedades de curry en mis platos o mi amor incondicional a la cúrcuma. Supongo que por eso el amarillo y el naranja predominan en mi cocina, en honor a los colores de esas especias que tanto disfruto. Sin embargo, también reconozco que los paladares de los europeos no están acostumbrados a los sabores potentes y exóticos de esas cocinas coloristas y milenarias de Asia en general, destacando la hindú, que va a ser la protagonista en este post
India, salvo para los británicos debido a la colonización que durante un par de siglos ejercieron sobre este complejo y vasto territorio, es una gran desconocida y, en lo que a su gastronomía concierne, también lo es. No obstante, dada la globalización del mundo, la cocina hindú o india empieza a asentarse en Europa, quizás debido a que los ingleses han colaborado en la expansión de esta gastronomía que ellos conocen bastante bien.

Hablando de lo que más conozco, decirles que en las Islas Canarias, uno de los primeros grupos étnicos que aquí se instalaron fue el hindú o "indio", probablemente por el importante trasiego comercial entre Gran Bretaña y las Islas debido a los puertos francos existentes. Los ciudadanos de India vinieron casi de la mano de los británicos y aquí se quedaron muchísimas familias; por ello y, por suerte, muchas de esas familias comerciantes son ya canarios de segunda, tercera e incluso de cuarta generación. De hecho, la comunidad hindú es imprescindible para entender el comercio canario y, por ende, su economía, de los últimos cincuenta años y, no en vano, uno de los grandes establecimientos comerciales en las Islas Canarias, especialmente en Gran Canaria, es Maya. Pero la relación entre la acomodada y amable comunidad hindú y la canaria va mucho más allá.

Hace años, mientras hacía la pasantía en un destacado despacho de abogados en Las Palmas de Gran Canaria, tuve la oportunidad de asistir a una de sus celebraciones. Creo que era el Diwali que supone el comienzo del año hindú. Me quedé pasmada. Habían dispuesto mesas interminables con cientos de pequeños bocados llenos de colores. Fue divertido y emocionante; no sabía qué elegir, pues todo me parecía tan apetecible y alegre que se me pasó el tiempo mirando y no comiendo. Además, siempre me han fascinado los colores vibrantes y vitales que visten en sus celebraciones. ¡De pequeña quería ser india y poder vestirme como esas guapas mujeres!. Sí, sí... Siempre me he identificado mucho con las culturas en las que predomina el color, no sólo en sus vestimentas, sino en sus comidas y es que todo entra, en primer lugar, por los ojos. Si hasta celebran la muerte vestidos de un inmaculado blanco... ¡Así da gusto!.

Todo este preámbulo un tanto exótico ha sido para introducir uno de los platos imprescindibles para conocer la cocina de India y, además, Whole kitchen, en su Propuesta Salada para el mes de mayo, nos invita a preparar un clásico de la cocina asiática: Tikka masala.  

INGREDIENTES (2 personas):

A) Garam masala (la mezcla de especias):

- 3 cucharaditas de semillas de cilantro
- 1 cucharadita de cominos (en grano)
- 4 vainas de cardamomo
- 1 palito canela 
- 1 cucharadita de curry inglés (suave)
- 1 cucharadita de curry indio
- una pizca de clavo molido (o 3 clavos triturados a polvo)
- 1 cucharadita de pimentón ahumado
- 1 cucharadita de chiles rojos molidos (o guindillas) 

B) Marinada para el pollo:

- 2 cucharaditas de garam masala
- un trocito jengibre fresco pelado (2 cm)
- 1 cucharadita de coco rallado
- 1 cucharadita de ajo machacado
- 1 cucharada de aceite de cacahuete (yo le puse de sésamo)
- 1 yogurt griego
- 125 ml de leche de coco
- 250 g de pechuga de pollo troceada en cubos grandes

C) Tikka masala:

- marinada de pollo
- 2 cucharadas de aceite de cacahuete (yo usé de sésamo)
- 1 cebolla mediana cortada en jardinera (tiras medianitas)
- 250 ml de tomate triturado
- sal al gusto
- 1 guindilla roja cortada en finas ruedas (eliminar las semillas)
- 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
- un pizco de pimienta blanca recién molida
- un manojito de cilantro picadito
- miel (opcional)
ELABORACIÓN:

1º) Preparar el garam masala: tostar en una sartén las semillas de cilantro, con los granos de comino, el palito de canela y las vainas de cardamomo. Cuando empiecen a desprender aroma a tostado, apartarlas del fuego y dejarlas enfriar un poco. Sacar las semillas de cardamomo de las vainas y desechar estás últimas. Triturar toda esta mezcla y hacer polvo. Añadir a este polvo de especias tostadas el curry, el clavo molido y el pimentón, así como los chiles molidos. Volver a triturar todo. La cantidad resultante dará para varias preparaciones de tikka masala, por lo que podemos guardar este polvo en una bolsita o en un tarrito de cristal, de esos en que vienen las especias (yo no los tiro, los aprovecho). A nosotros sólo nos hará falta usar 2 cucharaditas. 

2º) Preparar la marinada: batir el yogurt, la leche de coco, el aceite de sésamo, el trocito de jengibre, el ajo majado y las 2 cucharaditas de garam masala hasta dejar una cremita. Marinar el pollo troceado en esta crema durante una noche. 

3º) Finalizar el tikka masala: pochar la cebolla. Añadir el jengibre, la guindilla y el ajo y sofreír unos segundos. Incorporar el pollo marinado y rehogar hasta que todo se impregne bien de la marinada. Verter el tomate triturado, salpimentar al gusto y remover mezclando bien. Poner a fuego medio hasta que rompa a hervir. Bajar el fuego y cocinar tapando el caldero durante unos 15-20 minutos y hasta que haya reducido bastante la salsa. Añadir 1 cucharada de miel y espolvorear el cilantro. Mezclar todo bien y servir bien caliente en una fuente, acompañado de arroz basmati, cuscús o una simple ensalada de lechugas variadas con zumo de limón. 
A tener en cuenta:
- Con el tikka masala pasa como con los arroces, potajes, etc.; en cada casa se hace de una forma diferente. Tengo varios libritos sobre cocina asiática y en cada uno la receta se prepara de un modo distinto y con variación de ingredientes. Yo he aplicado la lógica e intuición que suele guiarme en la cocina y he construido (o deconstruido, vayan ustedes a saber...) el que mejor me ha parecido. ¡Y creo que he dado en el clavo!. Una receta no apta para tradicionales, conservadores o detractores de la cocina especiada, sabrosa, picante, exótica... ¡Nos ha encantado!. ¡Átense los machos!.
- Desde mi punto de vista, cada cual puede prepararse un garam masala adaptado a sus gustos y a su paladar. Hay a quien no le gustan el clavo y la canela en esta mezcla y yo considero que estas especias son imprescindibles y dotan a este plato de su aroma más particular. 
- He querido hacer dos versiones en la presentación de este plato. Por un lado, la tradicional, con un arroz basmati con pasas, y una versión un poco más moderna, presentando el pollo tikka masala en brocheta. 
- Les hago una sugerencia estupenda para estos días soleados en que nos apetece salir con los amigos y comer al aire libre: preparar brochetas de pollo marinado en toda esta cremita y hacerlo en la barbacoa. ¡No creo que nadie pueda resistirse a 20 km a la redonda!.

Etiquetas: , ,