Cakewich de crema de chocolate, naranja y avellanas

Estos últimos días he estado muy ocupada y no he tenido tiempo para dedicarle al blog ni a ningún otro entretenimiento. Casi no he podido leer más que dos o tres páginas de algún libro que tengo entre manos y que estoy deseando acabar, porque es un tostón (para más señas, "2012"; ni se les ocurra leerlo porque se morirán del aburrimiento y miren que yo leo cosas muy raras y aparentemente soporíferas...). Y cocinar, lo mínimo. He empezado un curso de repostería en la Escuela de Hostelería de Las Palmas que me ocupa cuatro horas cada tarde y, a partir de la semana que viene, incorporo otro curso relacionado con mi profesión y que me llenará la agenda de por la mañana, así que no me verán demasiado por aquí, salvo para subir alguna de las recetas que tengo en la carpeta de pendientes. Sin embargo, pueden escribirme al correo electrónico para lo que necesiten que gustosamente les responderé en cuanto me sobre un minuto. 
Con este super sandwich dulce quiero hacer un homenaje múltiple a varias personas. Por un lado, quiero agradecer a Zaira, de SV Original, el detalle de enviarme el fantástico molde de silicona "Cakewich" de Fred&friends. Es un estupendo molde, de buena silicona y con una forma de lo más divertida. Puedo asegurarles que gusta a niños y no tan niños, causando mucho interés. Yo lo he utilizado varias veces para hacer bizcochos en forma de super sandwich, pero tengo pendiente hacer un pan de molde con esa forma y rellenarlo de vegetales para llevar a algún picnic con amigos. ¿Les gusta la idea?. 

Por otro lado, Laurita, de Cocina x 2, me envió hace un par de meses varias exquisiteces de su tierra, Málaga, y algunas otras hechas por ella misma, como la fantástica mermelada de naranja casera que sirve para dar contraste en este cakewich de crema de chocolate. Laurita es un cielo y sus recetas son como ella, así que no dejen de ir a ver los platos ricos que prepara. 

Por último, qué me dicen de las avellanas que recubren este delicioso y llamativo cakewich... Son cortesía de Sònia, de Encontrar la felicidad en los pequeños detalles. Dado que mi receta de carne compuesta ganó el concurso que Sònia organizaba, me envió como premio un paquetazo estupendo de productos ecológicos de la zona de Cataluña donde vive. Las avellanas aportan a este dulce un toque a frutos secos delicioso.

Pero, además, este cakewich me sirve para presentarme al Concurso Aniversario "Tu mejor bizcocho" que organiza Whole Kitchen para celebrar su primer añito.

INGREDIENTES:

A) Bizcocho ligero (esponjoso a más no poder):
- 4 huevos
- 100 g de harina floja (sin levadura, harina normal, de trigo...)
- 100 g de azúcar

B) Crema pastelera caliente sabor chocolate (verdaderamente deliciosa):
- 1/2 l de leche
- 125 g de azúcar 
- 80 g de yema de huevo
- 40 g de maizena
- 1 trozo de cáscara de limón
- 1 palito pequeño de canela (en rama)
- 1 puñado de perlas de chocolate negro (90-95%)

C) Cobertura del cakewich:
- mermelada casera de naranja
- avellanas tostadas y machacadas (no molidas, debe haber trocitos groseros)

ELABORACIÓN:

A) Bizcocho ligero
1º) Mezclar los huevos con el azúcar y batir hasta que la masa batida casi triplique su volumen inicial. La consistencia es casi "chiclosa" y el color blanquecino.
2º) Añadir la harina en tres tandas e integrarla en la mezcla anterior con una cuchara de palo (o un tenedor) mediante movimientos envolventes y suaves. Debe quedar completamente libre de grumos. 
3º) Verter en el molde y llevar inmediatamente al horno precalentado a 170ºC durante 30-35 minutos y hasta que, al introducir una puntilla, ésta salga limpia. 
4º) Dejar reposar 3-4 minutos, desmoldarlo y dejarlo enfriar completamente sobre una rejilla.

B) Crema pastelera sabor chocolate (resultado de hacerla en el curso de repostería):
1º) Calentar la leche, la canela y el limón. Colar y desechar la canela y el limón.
2º) Mezclar con las varillas las yemas de huevo, el azúcar y la maizena. Añadir un poco de leche si hiciera falta hacer más fácil el batido de la mezcla. 
3º) Verter la leche sobre la pasta de yemas, maizena y azúcar, remover bien y llevar al fuego, removiendo sin parar hasta que hierva y la crema espese. Sacar inmediatamente la crema del caldero y poner a enfriar en un bol. 
4º) Añadir el puñado de perlas de chocolate a la crema aún muy caliente y remover vigorosamente con unas varillas o una lengua de silicona, hasta que esté completamente integrado. Dejar enfriar.

C) Rellenar y montar el cakewich:
1º) Abrir el bizcocho en dos mitades, con cuidado, pues es muy esponjoso.
2º) Rellenar con la crema de chocolate fría (sobra bastante)
3º) Cubrir con la otra mitad del bizcocho.
4º) Napar el cakewich con mermelada de naranja, lo justo y necesario para poder espolvorear las avellanas y que éstas queden adheridas al bizcocho.
5º) Llevar a la nevera para que esté fresco y más consistente. 

A tener en cuenta:
- Ojo con echar leche caliente sobre las yemas de huevo sin batir; se nos cuajarían y quedarían grumos muy desagradables en la crema.
- Si dejásemos la crema pastelera en el caldero, aunque hayamos apagado el fuego, como el caldero sigue estando caliente, podría formarse costra debajo y estropearnos la crema. 
- El contraste de la crema pastelera de chocolate, la mermelada de naranja y las avellanas es espectacular. La textura esponjosa del bizcocho ligero es lo mejor de este cakewich.
- La crema pastelera sobrante puede servir como natillas. Basta dejarla un par de horas en la nevera y a cucharadas es riquísima. Podemos, también, untar pan, galletas...
- Disculpen que no haya podido mostrar el corte del cakewich, pero lo llevaba a casa de mis padres y no hice lo mismo con la cámara. En próxima ocasión, lo mostraré.

Etiquetas: