Chupitos de gazpacho ligero

Por fin sábado. No pueden imaginarse la semanita que he tenido, aunque, sarna con gusto no pica y, si pica, no mortifica... ¿A que es cierto este refrán?. Además, estoy muy contenta, muy satisfecha porque me estoy abriendo nuevas vías profesionales, cosa que me ha ilusionado mucho. Y el curso de repostería, muy concentrado en dos semanas, pero he podido consolidar recetas que me parecen imprescindibles, así como he aprendido trucos que desconocía y a los que voy a sacar mucho rendimiento. Ya irán viendo el resultado de dicho aprendizaje. 

Hoy les voy a dejar una receta tan simple que me da un poco de vergüenza poner, pero creo que puede haber quien le guste y la pueda poner en práctica. Atención, es sólo apta para admiradores del tomate. Se trata de un gazpacho ligero; es decir, no es un gazpacho convencional, pues he renunciado al pan. Podríamos decir que es una especie de sopa fría de tomate y otras hortalizas. Muy pero que muy sabrosa y refrescante.

INGREDIENTES:
- 1 kg de tomates carnosos muy maduros, lavados y pelados (yo no los despepito)
- 1/2 de pimiento verde lavado y cortado a trozos
- 1/4 de pimiento rojo lavado y cortado a trozos
- 1/2 cebolla pelada
- 2 dientes de ajo medianos pelados
- 1/2 de vaso de buen aceite de oliva virgen extra
- 1/3 de vaso de vinagre de manzana (el vinagre va en función del gusto personal)
- sal marina gruesa
- agua según nos guste más o menos espeso
- unos pepinillos en vinagre

ELABORACIÓN:
1º) Triturar todos los ingredientes, salvo el agua, en el vaso americano o en la batidora. Debe quedar muy homogéneo. 
2º) Si nos gusta más líquido, añadir un poco de agua. Probarlo de sabor y añadir más vinagre o sal al gusto. Más vale quedarse corta al principio que estropear este gazpacho ligero por haberle puesto demasiado vinagre o sal.
3º) Servir en vasitos pequeños con un pepinillo dentro
A tener en cuenta:
- Hay quien cuela el gazpacho para eliminar las pepitas de los tomates; yo no elimino jamás las pepitas, pues una gran parte del alimento de esta hortaliza maravillosa se encuentra justamente en sus pepitas.
- Si le añadimos pan, lo transformamos en un gazpacho formal, pero más calórico y contundente. Yo apuesto por este gazpacho ligero para las cenas, para tenerlo en la nevera e ir tomando vasitos como aperitivos...
- Si no te gusta la cebolla, la eliminas, pero da muchas propiedades a esta sopa fría. 

Etiquetas: ,