Pasta con carne de tomates secos

No he desaparecido; sigo aquí y sigo estudiando... En unos días creo que volveré a estar operativa, aunque a un ritmo distinto, pues las obligaciones han aumentado en muchos sentidos. Les echo de menos y espero que sea recíproco. Estoy preparando muchas cositas para mi vida profesional y también para el blog; en fin, que estoy en plena evolución y quisiera que tuvieran un poquito de paciencia y me disculpasen por no poder pasar por sus cocinas como me gustaría. No obstante, no he querido dejar pasar la oportunidad de mostrarles esta receta que estoy segura que a l@s amantes de la pasta sencilla les va a encantar. ¡Palabrita!. 
INGREDIENTES:
- pasta corta
- 10 tomates secos
- aceite de oliva virgen extra (el mejor que puedan encontrar y que reserven para cosas ricas)
- 1 cucharada de vinagre de jerez, a poder ser, reserva
- flor de sal con olivas negras
- una pizca de chiles rojos molidos
- salvia fresca al gusto

ELABORACIÓN:
1º) Cocer la pasta en agua salada y dejarla al dente. Reservar 2 cucharadas de agua de la pasta.
2º) Triturar con la batidora o el vaso americano los tomates secos, el aceite, el vinagre, la sal, los chiles rojos y un par de hojitas de salvia, reservando otras hojitas para ponerlas enteras sobre la pasta a la hora de servir.
3º) Montar el plato: colocar la pasta en un plato, mezclar las 2 cucharadas de agua de cocer la pasta con la mezcla de los tomates y verterla por encima de aquélla. Poner unas hojitas de salvia fresca por encima.
Como ven es la cosa más sencilla del mundo y, cuando la prueben, ya me dirán si no es una manera deliciosa de comer pasta sabrosa de manera rápida y baratita. No dejen de probarla...  

A tener en cuenta:
- Pueden hacer esta "carne de tomates secos" y guardarla unos días en la nevera en un frasquito de cristal. Les va a gustar mucho untada sobre una buena rebanada de pan y acompañada de una copita de buen vino tinto o una cervecita fresca, que apetece mucho.
- Otra posibilidad que les recomiendo si gustan de hacer pasta fresca es rellenar unos ravioli, por ejemplo, de esta "carne de tomates secos". ¡Manjar de dioses!.
¡Hasta prontito...!

Etiquetas: