Pan con aceite, matalahúva y tomates secos

Es un pan comecocos... Un delicioso pan con aceite, matalahúva y tomates secos con forma de comecocos. Si  en vez de hacer un pan grande, hacemos varios más pequeños, a los niños les encantarán. Se trata de un pan de corteza crujiente y algo gruesa con ligero sabor a sal y a puro aceite de oliva virgen extra; de miga esponjosa y con un sabor dulzón debido a los tomates secos y a la matalahúva. Un pan divino... un angelical alimento recién salido del infierno de un horno de verano. ¡Divino infierno!.
INGREDIENTES:
- 500 g de harina de fuerza
- 250 ml de agua tibia
- 3 cucharaditas pequeñas de levadura seca
- 1/2 cucharadita de sal fina y un pizco de flor de sal d'Estrenc
- 1 cucharadita de matalahúva (anís)
- 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 8 tomates secos troceados

ELABORACIÓN:
1º) Mezclar el agua tibia con la levadura y dejarla actuar unos minutos.
2º) Poner la sal en un bol y, sobre ella, la harina. Añadir la matalahúva y el agua con la levadura. Amasar bien a mano o con la amasadora. Hacer una bola con la masa, aplastarla un poco con las manos y pasarle el rodillo por encima formando un rectángulo. Extender 2 cucharadas de aceite por encima del rectángulo y colocar los trozos de tomates secos. Enrollar el rectángulo y cerrar los extremos pellizcando un poco la masa. Colocar la masa enrollada en la bandeja del horno, dándole forma de semicírculo. Dejarla levar hasta que triplique su tamaño (con el calorcito que hace, en menos de 1 hora estará lista).

3º) Pintar la masa con las otras 2 cucharadas de aceite, espolvorearla con un pizco de flor de sal d'Estrenc y hornear a 200ºC unos 17-18 minutos, mejor si usas la función aire. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.