Y para aprovechar... ¡arroz con pescado!

¿Recuerdan el pez espada en salsa del post anterior?. Sobraron cuatro filetitos y ya saben ustedes que en mi casa no se tira nada. Ello, unido a que me apetecía un arroz meloso, hizo que cavilase hasta que surgió en el plato este delicioso y suave arroz con pescado. 
A pesar de que no soy una persona tradicional, sin embargo, mi manera de entender la cocina sí lo es. Aprovecho y cocino lo que está de temporada, especialmente en mi tierra, y no concibo la necesidad de salir a comprar los ingredientes cada vez que se cocina. Yo cocino por intuición: abro la nevera, miro en la despensa, veo qué hay de temporada y qué nos apetece y, con esas premisas, me pongo el delantal y preparo mis platos. Evidentemente observo qué se mueve por la red y leo muchísimas recetas tanto de blogs gastronómicos como de libros (entre tú y yo, tengo un pequeño vicio, aunque confesable, y es que me pirro por los libros de cocina con buenas recetas y maravillosas fotografías). Si una receta que me apetece e interesa contiene algún ingrediente que yo no tengo en casa en esos momentos, no se me ocurre salir a comprarlo; simplemente lo sustituyo por otro o lo omito. No hay nada que considere indispensable, porque simplemente nada lo es. Vaya; me pongo filosófica un viernes... Mejor paro y continúo con la receta.

INGREDIENTES (2 personas):
- 1 vaso de arroz bomba o redondo, si lo prefieres y es el que tienes en tu despensa (yo uso arroz del Delta del Ebro, en concreto, Molí de Rafelet. Exquisito y muy aromático)
- 4 filetes de pez espada en salsa, así como 1/2 vaso de salsa que me quedó del día anterior
- 1/2 pimiento rojo cortado groseramente
- un puñado de zanahorias baby congeladas
- un puñado de guisantes congelados
- 2 vasos de agua
- sal gruesa, comino y laurel en polvo, 2 dientes de ajo, pimienta negra recién molida
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:
1º) Laminar los ajos y dorarlos en el aceite. Añadir el pimiento rojo y rehogarlo unos minutos. Incorporar los guisantes y las zanahorias baby. Cuando la verdura comience a estar tierna, pero algo chascona aún, verter la salsa del pescado. Rehogar, bajar el fuego y dejar que se cocine 2-3 minutos. 
2º) Subir el fuego a medio-alto y añadir el arroz junto con un pellizco de sal; rehogar 2 minutos y espolvorear el comino y el laurel. Verter el agua, bajar el fuego, tapar el caldero y dejarlo que cueza unos 8-10 minutos.
3º) Incorporar el pescado en trozo de a bocado, agitar un poco el caldero para mezclar el pescado con el arroz y seguir cocinando 2-3 minutos más. Apagar el fuego y dejar reposar unos 3-4 minutos. El arroz queda perfectamente al dente, pero jugoso y meloso. Si te gusta más blando, la cocción deberá durar 2-3 minutos más de la que aquí reseño.  
4º) Servir el arroz espolvoreado con un poco de pimienta negra recién molida.
Un arroz con sabor a mar y a huerta... Delicado, meloso y suave, pero con personalidad. Te aseguro que te gustará y ya ves lo fácil que ha sido cocinarlo y lo bien que te vendrá para aprovechar algún resto de comida. ¡Sano y de rechupete!. ¿O no...?.   

Etiquetas: , ,