Septiembre y un flan de huevo y café

Septiembre ha llegado a nuestras ciudades y pueblos. Para un@s, septiembre es recibido con pena y nostalgia porque ese tiempo de asueto, relax y anarquía horaria ha llegado a su fin, tocando volver al trabajo, a las clases, a horarios apretados, a cubrirnos la piel... Para otr@s, no obstante, regresa una época de rutina y orden, del fin del calor agobiante, de arena en el plato de ducha, de los niños al cole y de buenas intenciones para esta nueva etapa. Vemos septiembre como un nuevo ciclo, lo que me hace pensar que la mayoría de nosotr@s mantenemos el chip de los estudios, asociándolo al nuevo curso que comienza. ¿Lo ven ustedes del mismo modo?. En fin... ¡Toca renovarse o morir!.

En las Islas Canarias, septiembre es un mes ideal para ir a la playa, salir de excursión y, si te gusta la fotografía, la luz no tiene parangón. Se acaban las masificaciones de las terrazas en los paseos marítimos y en los parques y quienes tenemos la fortuna de vivir en este pequeño paraíso, disfrutamos de mañanas soleadas y tardes cálidas con unos atardeceres que te hacen soñar. Si tienes oportunidad de visitar las Islas Canarias en algún momento, no dudes en elegir septiembre, e incluso octubre. Disfrutarás de sol y playa, pero también de otros entretenimientos y diversiones, como el senderismo, los mercadillos artesanales, los paseos por las ciudades y los bonitos pueblos isleños.

Y para celebrar el mes de septiembre, te ofrezco mi flan de huevo y café. Un postre casero estupendo para culminar el almuerzo o para una merienda golosa. ¿Qué...?. ¿Te animas a probarlo?.
INGREDIENTES (5 flanes)
- 6 huevos grandes
- 6 cucharadas de panela o de azúcar
- 200 ml de leche de cabra
- 4 cucharadas de panela o de azúcar y 1-2 cucharadas de agua para hacer el caramelo
- 2 cucharadas de café soluble

ELABORACIÓN:
1º) Hacer el caramelo en una sartén o en el horno, mezclando el azúcar y el agua y dejando que caramelice. Bañar los moldecitos con este caramelo y dejar que se enfríe completamente.
2º) Calentar unos 50 ml de leche y disolver en ella el café. Mezclar con el resto de la leche. Reservar.
3º) Mezclar los huevos con la panela o el azúcar, sin batir demasiado fuerte para evitar que salga espuma y nos estropee la textura del flan.
4º) Añadir la leche a la mezcla de los huevos y la panela, remover bien y verter con mucho cuidado en los moldecitos, intentando que no se mezcle con el caramelo de éstos. Yo uso una cuchara que sitúo a poca distancia del fondo del molde y sobre la que dejo caer la mezcla, que rebosará e irá cayendo suavemente sobre el caramelo.
5º) Colocar los moldecitos en un recipiente con agua para que haga el efecto del baño maría. El agua sólo debe cubrir la mitad de los moldes. Hornear con ventilador a 170ºC unos 25 minutos. Si hacemos a más temperatura, el agua hervirá, pudiendo colarse en los moldes, lo que nos estropearía los flanes. Además, cuando el agua hierve, la mezcla de flan burbujea y le salen los típicos agujeritos. A mí no me molestan, pero el flan queda más compacto y durito si lo hacemos a baja temperatura. 

¡A disfrutar del flan de huevo y café!. ¡Cosa rica...!.

Etiquetas: , , ,