Calabazas, flores y otras frutas otoñales...

Llevo una semana que prefiero no calificar y sólo diré que he estado muy ocupada. No he tenido tiempo de cocinar, ni de subir ninguna entrada al blog. Evidentemente, tampoco he podido visitarles y ver qué se cuece en sus fogones. Sin embargo, no quería pasar un día más sin enseñarles algunas fotos de la finca de mis padres, que está preciosa; y de las frutas y vegetales maravillosos que hemos recolectado. Espero que las disfruten... 
 Las calabazas durmiendo una siesta bajo el aguacatero...
Calabazas, naranjas canarias y un almibarado higo deseando que le hinquemos el diente. 
Un racimo de mangos, verdes aún; unos membrillos, enormes y de extraña forma; un cesto de higos esperando que se los coman. Con ellos, los higos, he hecho once tarros de magnífica mermelada: sólo higos y azúcar. Reservas para todo el año. Quizás algún tarrito vaya para mi amiga invisible... 
Unos crisantemos que casi parecen pintados con acuarela... La flor de la plumeria cuyo aroma es mejor que cualquier perfume. Flores de strelitzia, una de mis flores preferidas. Otro tipo de crisantemo, de pétalos rayados. La tentadora flor de la bignonia, de las más ansiadas por los abejorros, avispas, abejas, gorriones, libélulas...
Creo que no necesitan presentación: una rosa enana, flores de áster y una margarita canaria.

¡Nos vemos en breve!

Etiquetas: