Brownie de chocolate a la naranja y conguitos

Somos los conguiiiiiiiiiiiiiiiitossssssssssssss... ¿Recuerdan el jingle de esta golosina?. De niña me chiflaban los conguitos. Bueno, de niña y ahora que no soy tan niña. Yo siempre he sido muy chocolatera y los manises (maníes o cacahuetes) cubiertos de chocolate son una tentación para mí. Y como participo en el Día del Brownie organizado por el Monstruo de las Galletas, decidí que quería homenajear a mi dulce favorito añadiéndole estas chucherías y confiriéndole un delicado toque de naranja, combinación que me hace levitar. Si a ustedes también les gusta el brownie, pero quieren hacer algo diferente, gamberro y, al tiempo, sofisticado, les recomiendo fervientemente que preparen este pecado maravilloso. Lo mejor es que deberían comerlo en buena compañía, disfrutándolo con sensualidad y picardía. ¿Se animan...?
INGREDIENTES (molde de 40x20 cm):
- 250 g de chocolate negro de repostería
- 200 g de azúcar morena
- 4 huevos grandes
- 100 g de mantequilla en trozos
- 130 g de harina
- 50 g de conguitos
- la ralladura de 2 naranjas

ELABORACIÓN:
1º) Fundir la mantequilla con el chocolate. Dejar entibiar la mezcla.
2º) Batir los huevos con el azúcar hasta que dupliquen su tamaño y tengan una consistencia correosa.
3º) Incorporar la mezcla del chocolate a la de los huevos, mezclándola cuidadosamente hasta que todo tenga el mismo color chocolate.
4º) Añadir la harina tamizada de tres veces, incorporándola con movimientos envolventes hasta que todo esté bien integrado y no haya ni un grumo. Espolvorear la ralladura de naranja y mezclar bien, pero con delicadeza.
5º) Echar los conguitos en la mezcla y remover apenas.
6º) Verter la pasta en un molde forrado con papel de hornear. 
7º) Hornear a 180ºC unos 25 minutos. Sacar del hornear, dejar enfriar unos minutos, sacar el brownie del molde y dejarlo sobre una rejilla hasta que se enfríe.
8º) Cortarlo a cuadros y comerlo a bocaditos pequeños, disfrutándolo al máximo. 

Este dulce no es sano, pero es un capricho de rechupete y, de vez en cuando, me lo permito. Siempre hay excepciones que confirman la regla. Para mí, la excepción es el brownie. ¿Y para ti...?.

Sean felices...

Etiquetas: , ,