Minicocas de maracuyá

El Hierro se sacude la desidia de las últimas décadas y sus tremores son más fuertes cada día. Ayer, acaeció un sismo de 4.4 grados en la escala de Richter, aunque fue a unos veinte kilómetros de profundidad. La brecha volcánica submarina ha vuelto a abrirse y a rezumar magma del interior de La Tierra que, candente, se abre paso hasta la superficie. Son cada vez más los piroclastos que se ven en la superficie del mar, que parece un jacuzzi a toda potencia. Todo a su alrededor está inerte. La naturaleza sabe ser dura y cruel cuando quiere. Renovarse o morir es su lema. Siempre lo ha sido y así seguirá siendo. 

A pesar de tanto movimiento, mi casa está en calma. Incluso la cocina. Por ello, hoy les dejo un dulce residual... Residual porque está hecho con masa que me sobró de la coca de figues y con los restos de una mermelada de maracuyá que me quedó maravillosa. ¿Les apetecen unas minicocas de la fruta de la pasión?.
INGREDIENTES:
- masa de coca (me remito a la coca de figues)
- mermelada de maracuyá casera, hecha con la pulpa fresca de maracuyá y azúcar (sin pasar por la batidora, para no destrozar las pepitas)
- azúcar glass para el acabado 

ELABORACIÓN:
1º) Coger pequeños trozos de masa, darles formas de bolitas, colocarlas en moldes de magdalenas, darles forma con los dedos, adaptándolas al molde y hundiendo su parte central de modo que quede un hoyo.
2º) Poner una cucharadita de mermelada de maracuyá en cada hoyito de la masa.
3º) Hornear unos 15 minutos o hasta que estén doradas.
4º) Sacar de los moldes y colocar sobre una rejilla para que enfríen. 
5º) Espolvorearlas con azúcar glass.
A tener en cuenta:
- La passiflora edulis es una planta trepadora, cuya fruta, el maracuyá o fruta de la pasión es deliciosamente exótica y aromática. Aporta mucha agua, así como muchísima vitaminas, entre las que destaca la C y la provitamina A. Los minerales que nos proporciona son variados y la fibra que obtenemos al comerla nos ayuda a prevenir numerosas enfermedades de los intestinos.
- El maracuyá, para comerlo en sus mejores condiciones, debe caer solo de la planta y comenzar a arrugarse. Será entonces cuando esté con ese agridulce tan característico. 
- Hay quien a la mermelada le añade gelatina o agar agar. Yo, a veces, lo hago, pero generalmente, prefiero la mermelada sin ninguna clase de gelificante o espesante. Pura pulpa de fruta y azúcar, como en el caso de esta mermelada de la fruta de la pasión. 
- Recomiendo tomar estas minicocas con un buen té o un rooibos. Le va un té con toques amargosos, pero si te apetece más uno verde tipo moruno, también quedará bien. ¿Sabes esas meriendas de amigas en las que se habla de todo...?. Pues estas minicocas quedarán de cine.
La flor del maracuyá es una extraña creación de la naturaleza. Tan bella y misteriosa que le dieron el nombre de passionaria o flor de la pasión. 

Etiquetas: , ,