Barras de pan con masa madre

Pareciera que Marc vino al mundo con un pan bajo el brazo... ¿verdad?.
Estos días andamos por las Islas un poco asirocados... Hace un viento que impide que vayas mona por la calle; es imposible que lleves nada colocado en su sitio y si, de por sí, eso a mí ya me cuesta, en estos días ventosos a rabiar, es ya misión imposible. Y, para qué vamos a engañarnos, yo no soy ni Tom Cruise ni las niñas guapas que siempre le acompañan en sus películas fanfarronas y almidonadas. Ni me molesto en intentar que el pelo salga bien de casa. ¿Para qué...?. En cuestión de milésimas de segundo coge posición vertical, no sé por qué razón siempre hacia el lado contrario hacia el cual lo peino, y ni con prensa hidráulica sería capaz de devolverlo a su sitio, ni a las proximidades... Y no les cuento el dolor de cabeza que me produce ese soplar continuo, hacia cualquier dirección imaginada, así como la mala... Dejémoslo en mal humor. No quiero echar más leña al fuego.

En fin... Ya ven que hoy he amanecido un poco cínica. Pero, no es para menos... Y es que la cosa no queda en, digámoslo así, la molestia del viento. No, el amigo viento ha venido acompañado de un maravilloso orzuelo en mi ojo izquierdo. Llevaba unos días con algunas molestias, pero, al despertar hoy, casi no podía abrir el ojo. ¡Y encima parece morado!. Está claro que esta semana no voy a intentar ganar ningún concurso de belleza (bueno, entre nosotr@s, creo que ningún día de mi vida lo ganaría, ni poniendo todos mis argumentos a favor...). Mejor me dejo de historias y les cuento ya cómo he hecho estas riquísimas barras de pan.   
INGREDIENTES (4 barras):
- 120 g de masa madre (obtenidos de otra masa de pan realizada 4 días antes... basada en agua, harina, levadura seca)
- 600 g de harina de fuerza
- 300 ml de agua tibia
- 1 cucharada rasa de levadura seca (3-4 g aproximadamente)
- 7 g de sal

ELABORACIÓN:
1º) Mezclar el agua tibia con la levadura seca y dejar actuar 5-10 minutos. 
2º) Verter el agua con la levadura sobre la harina, mezclar y amasar hasta que se forme una especie de pasta grumosa. Incorporar la masa madre que habremos sacado de la nevera con antelación y tendremos ya a temperatura ambiente. Amasar profundamente hasta lograr una masa elástica y fina. 
3º) Cortar un trozo de masa de unos 100-120 g y guardar en un tupper bien cerrado en la nevera. Será nuestra próxima masa madre.
4º) Disolver la sal en 2 cucharadas de agua. Hacer un agujero en la masa y verter esa agua salada en él. Volver a amasar hasta que la masa absorba completamente esa agua salada. 
5º) Hacer una bola con la masa y cortarla en 4 porciones iguales (a ojo o, si prefieres, las pesas). 
6º) Dar la forma a la barra: para ello, estiraremos un poco cada porción con un rodillo sobre una superficie algo enharinada, dándole forma de rectángulo. Enrollar la masa por el lado más largo y girarla como si fuera un churro de plastilina, hasta dar la longitud deseada a la barra. Yo coloco la palma de cada mano en un extremo de la barra y, mientras la mano derecha hace rodar la masa hacia delante, la izquierda la rueda hacia detrás. De esta manera logro alargar un poco más la masa.
7º) Colocar las barras de masa sobre la bandeja ondulada de hornear y tapar con un paño limpio y seco. Dejar levar en un lugar cálido y sin corrientes por tiempo aproximado de 2 horas, hasta que casi triplique su tamaño. Recuerda que el tiempo dependerá de tus circunstancias ambientales.
8º) Precalentar el horno a 200ºC. 
9º) Retirar el paño con muchísimo cuidado, vaporizar con agua las barras, espolvorearles harina, hacerles unos cortes trasversales y hornear durante unos 18-20 minutos. Si se quiere, se puede retirar la bandeja ondulada unos 5 minutos antes y terminar cociendo las barras sin ella, para que salgan más tostadas por debajo. 

A tener en cuenta:
- Si haces las barras sin masa madre, puedes añadir la sal a la harina de fuerza desde el inicio. La razón de no añadirla antes es que yo saco mi masa madre de la masa total, por lo que, si llevase sal, la fermentación sería menor, dado que la sal la inhibe. Por eso se la añado al final; pero no es imprescindible, porque, a menudo, a mí se me olvida.
- Puedes hacer estas barras sin masa madre, añadiendo 7 g de levadura seca y teniendo en cuenta que el tiempo de levado será menor. Sobre 1 hora o, quizás, 80 minutos.
- ¿Qué aporta la masa madre?. Sabor, mucho más sabor y menos acidez. Una textura muchísimo mejor y que el pan dure un poco más. Creo que merece la pena tener en la nevera un cachito de masa madre; no molesta y aportará más a nuestros panes.

Feliz viernes amig@s... Disfruten mucho y coman sano y de rechupete.

Etiquetas: