Frittata de rebozuelos y verduras

Nuevamente acudo a ustedes con una receta cien por cien apta para vegetarian@s. Se trata de una frittata; una receta tradicional italiana que merece la pena probar y que no es más que una tortilla rellena de lo que cada un@ prefiera. La frittata, inicialmente, era una especie de tortilla francesa, salvo que no iba doblada. Con el tiempo, empezó a añadírsele diversidad de ingredientes hasta llegar a las frittata que podemos ver en numerosos blogs y webs gastronómicas, especialmente de la vecina Italia. ¿En qué se diferencia de nuestra tortilla española?. La verdad es que la principal diferencia es, en principio, la manera de cocinarse. Para hacer una frittata, se vierten los huevos batidos en una sartén a fuego bajo y, sobre esos huevos, el resto de los ingredientes. Se deja cuajar lentamente sin dar la vuelta a la tortilla. Sin embargo, hoy en día, a menudo suele recurrirse a voltearla para compactarla un poco más. Yo lo he hecho y éste es el resultado. 
¿Y de qué he querido rellenarla yo...?. Pues me he decantado por las setas y, como no, por un buen surtido de verduritas salteadas y pochadas. Como setas he elegido los rebozuelos (cantharellus cibarius) que hemos recolectado Marc y yo. El sábado pasado pudimos llenar nuestros cestos con aproximadamente un kilo y medio. Rebozuelos preciosos, color yema de huevo, carnosos y con ese delicioso aroma a bosque. Por la parte de las verduras, empleamos pimiento anaranjado y verde; cebolla y calabacín. Un poco de sal, pimienta y un pizco de comino en polvo.

INGREDIENTES (4 personas):
- 5 huevos
- 250 g de rebozuelos
- 1 cebolla cortada en juliana
- 1 calabacín mediano cortado en cuadros
- 1 pimiento anaranjado pequeño cortado en cuadros
- 1 pimiento verde pequeño cortado en cuadros
- sal gruesa, pimienta negra molida y comino en polvo

ELABORACIÓN:
1º) Saltear los rebozuelos a fuego fuerte hasta que reduzcan y se doren un poco. Sin sal para que no generen agua. Añadírsela cuando los hayamos retirado del fuego. Reservar.
2º) Pochar la cebolla con un pizco de sal gruesa. Reservar.
3º) Saltear los pimientos y el calabacín hasta que se ablanden un poco, pero mantengan un poco de consistencia. Reservar.
4º) Mezclar las setas y las verduras.
5º) Batir los huevos. Salpimentar levemente y añadir el comino en polvo. Verterlos en la sartén y seguidamente añadir la mezcla de verduras. Mover la sartén para integrar los ingredientes, bajar el fuego (3-4 de 10), tapar y dejar que se cuaje, moviendo de vez en cuando. Voltear si así lo queremos (no es fundamental) y servir acompañada de una ensalada de tomates.
¿Saben lo bueno de las frittata...?. Podemos aprovechar toda la variedad de vegetales, carnes y pescados que tengamos en la nevera para hacer una buena frittata. Esa berenjena con la que no sabemos qué hacer... ¡Frittata!. Esos langostinillos cocidos que nos han sobrado de las comidas navideñas y que lloran dentro de un tupper en la nevera... ¡Frittata!. Unos tomates excesivamente maduros... ¡Frittata!. Una pechuguita de pollo... ¡Frittata!. 

¡No te la pierdas...!. Una receta italiana sobradamente sana y de rechupete.

Etiquetas: , , , ,