Ensalada de rabanillos, papas nuevas y aguacate

Este fin de semana hemos disfrutado de unos cielos azules y límpidos realmente bonitos. Después de pasar unos días bastante fríos para lo que en Canarias estamos acostumbrados, han llegado unos días tibios y reconfortantes. Y, claro, el campo está tan lindo cuando luce el sol... 

Aprovechamos el sábado, desde tempranito, y podamos árboles, recogimos las papas, algunas naranjas y, como no, esos relucientes rabanillos. ¿Les gustan los rabanillos a ustedes?. Éstos están deliciosos, no son picantes y son estupendos comidos en crudo.  
¿Han visto qué papas más chulas...?. Este año no son especialmente grandes, pero les puedo asegurar que casi saben a nueces. Ya he cocinado la mitad de la calabaza y con la otra mitad... ¡Ya les contaré!. Naranjas van quedando pocas, pero llegaremos a marzo sin problemas y cargados de vitamina C. Aún no debería haber maracuyás maduros, pero cogí cuatro que ya habían caído de la planta y si han caído es que están en su punto. Aparte, tomillo, romero, perejil, cilantro, hierbabuena, albahaca y orégano. El apio fue plantado hace poco, así que habremos de esperar... ¿Usan ustedes las aromáticas...?.
Los rábanos, rabanillos, rabanitos o como les llamen ustedes son una raíz tuberosa de la familia de las crucíferas (coles, coliflores, etc.). Si supieran la cantidad de propiedades que tienen estoy segura de que les harían un hueco en su despensa, pues son, casi, un medicamento natural. Los rabanillos tienen cantidades enormes de vitamina C, por lo que poseen muchos antioxidantes, favorecen la formación del colágeno, de los dientes y los huesos. Mejoran la cantidad y calidad de los glóbulos rojos y ayudan a sintetizar el hierro que tomamos con otros alimentos. ¿Quieren saber más?. Tienen mucho ácido fólico que ayuda a producir glóbulos blancos y rojos, favoreciendo el sistema inmunológico y ayudando al organismo de la mujer embarazada. Además, el rabanillo está pletórico de minerales (calcio, potasio, yodo, etc.), destacando la importancia que los compuestos azufrados en la lucha contra el cáncer. Y les puedo decir que de todo lo que he leído deduzco que sus propiedades anticancerígenas son realmente grandes si lo integramos en nuestra dieta semanal
¿Tienen problemas para ir al baño?. Pues olvídense de esos yogurines con los que nos machaca la publicidad día y noche, y pongan rabanillos en su plato. Tienen muchísima fibra al tiempo que son diuréticos por su alto contenido en agua. Además, la fibra que poseen arrastra todos los restos sólidos que quedan adheridos a las paredes de nuestros intestinos, librándolos de bacterias perniciosas para nuestra salud. ¡Esto sí que ayuda a la lucha contra el estreñimiento!. Si suelen padecer de muchos gases, tómenlos con un poco de moderación. 

¿Les huelen mal los pies...?. ¿Tienen un sudor de olor fuerte?. Pueden hacer lociones o infusiones que se convierten en estupendos desodorantes naturales. ¿Sufren problemas de tiroides?. El rabanillo les ayudará a equilibrar la glándula tiroidea.
Los rábanos suelen comerse crudos, especialmente en ensaladas o como guarnición de determinados platos de carne e incluso de pescado. Basta aderezarlos con aceite y sal, pero un buen vinagre con acidez equilibrada, o un chorreón de limón los hará aún más sabrosos. En países de Centroeuropa, rehogan los rabanillos y los trituran, mezclándolos con cebolla o con col y construyendo unas salsas deliciosas y potentes para acompañar determinadas carnes. ¡Yo estoy deseando hacer algo en esa línea!. Pero no tenemos que olvidarnos de las hojas de los rábanos, pues son igualmente deliciosas; incluso hay quien dice que parecen espinacas. Si tienen interés en este aspecto, decirles que tengo pendiente una receta con las hojas de los rábanos. Quizás caiga algún post en próximas semanas.
No pretendo convencerles de que coman rabanillos si no les agrada su sabor y su textura, pero supongo que el alarde de propiedades de este maravilloso vegetal debería haber ayudado a que, al menos, estén pensando en incorporar los deliciosos y crujientes rábanos a su dieta semanal. ¿O ni siquiera eso...?.
Una ensalada sana y de rechupete...

Etiquetas: , , ,