Merengue italiano

No se asusten; no les traigo una receta para San Valentín. Eso sí, como prometí hace unos días, les traigo la famosísima receta de Sara para hacer el mejor merengue que hayan podido probar. Es cierto; el merengue es empalagoso, excesivamente dulce, incluso pesado y pringoso... ¡Como este día de San Valentín!. Así que el merengue y San Valentín van de la manita.

Leía a Isabel-Frabisa hablar del amor y otros cuentos chinos y puedo decir que suscribo totalmente sus palabras. Tenemos una idea muy perniciosa sobre el amor, por eso pasan las cosas que pasan. Especialmente es a las mujeres a quienes nos han tomado el pelo durante siglos y milenios, embaucándonos con la falsa idea de la media naranja, del príncipe azul y de las almas gemelas. Amiga mía, si todavía crees en esos cuentos en los que un joven galán ha de venir a salvarte, baja de la nube. No existe el príncipe azul y tú no eres una princesa, menos aún la del pueblo. Eres una mujer lista, trabajadora, ingeniosa, divertida, guapa por dentro y por fuera, dura de pelar y que es capaz de ganarse la vida sin necesidad de ningún bobalicón que venga montado en un blanco corcel. ¡Tú vales mucho!. Que nadie te diga lo contrario... ¿Que tienes a un maravilloso hombre-mujer a tu lado, que te hace reír, te ayuda en los momentos buenos y malos y te acompaña en el camino de la vida?. ¡Dichosa tú porque lo mereces!. Pero que no te vendan la moto quienes te dicen que sin él, tú no eres nada. Arranca esa venda de los ojos y corre en la dirección opuesta, porque eres una mujer maravillosa que puede y sabe correr con lobos. Libre y sensual. Llena de amor y de vida. 
A tener en cuenta:
- ¿En qué se diferencia el merengue normal o francés del italiano?. El merengue francés consiste en montar claras con azúcar glass. Es dulce y va bien para hacer los clásicos merengues horneados o suspiros, como los llamamos en Canarias. Sin embargo, si quieres hacer un merengue que dure impertérrito sobre un pastel, debes aprender a hacer el merengue italiano. El merengue italiano es precioso y brillante, suave, delicado, sabroso y con un dulzor más sofisticado que el francés. Además, permanece inalterable durante días, sin crear esa agua tan molesta que destroza nuestras tartas más bonitas. Para hacerlo, necesitas montar las claras con un poco de azúcar, por un lado y, por otro lado, preparar un almíbar que luego añadirás a la anterior preparación. Sí, vale; es más trabajoso, pero te aseguro que merece la pena. 
- ¿Qué se tarda en hacer el merengue italiano?. A lo máximo, unos 40 minutos. Mientras la máquina bate las claras y se prepara el almíbar, tú puedes ir haciendo cualquier otra cosa.
- ¿Qué requisito es imprescindible para obtener un buen merengue?. NO REMOVER EL ALMÍBAR mientras se hace. Si lo mueves, crearás cristalitos de azúcar que luego pasarás a las claras montadas y será muy desagradable y nada suave. 
- ¿Necesito azúcar glass o impalpable?. No. Puedes hacer este merengue con azúcar blanquilla normal y corriente.

Etiquetas: , ,