Estofado de solomillo de cerdo con manzana

Estas últimas semanas están siendo moviditas y, si no es por una cosa, es por otra, pero no me quedan muchos ratitos libres para descansar y para dedicármelos a mí misma, sin responsabilidades. Hoy, no obstante, está siendo un domingo tranquilito y sosegado, y lo paso en casa, ronroneando perezosa, retozando en el sofá, arropadita bajo la manta; portátil sobre las piernas y rodeada de libros de cocina, entre ellos mi nueva adquisición: Pan, de Xavier Barriga. Estoy muy contenta con él... Marc me lo regaló el jueves pasado, junto con una preciosa y enorme rosa roja, en una especie de Sant Jordi adelantado... Me sorprendió muy grata y felizmente. Él es así.
Esta receta que hoy les traigo tiene ya, al menos, tres semanas, pero hacía tiempo que me apetecía mucho prepararla y presentarla en el blog. Se trata de un plato que, para quienes no somos grandes comedores de carne, es realmente un placer para el paladar; y, quienes disfrutan a menudo de este alimento, no podrán resistirse y repetirán. Tomen nota porque esta receta se puede convertir en habitual en sus mesas.
INGREDIENTES:
- 1 solomillo de cerdo de 750 g
- 1 cebolla grande cortada en juliana gruesa
- 1 manzana golden grande pelada y cortada en medias ruedas 
- 350 ml de caldo vegetal
- 2-3 cucharadas de harina de millo (maíz)
- 8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 3-4 hojas de laurel
- 1 cucharada de mostaza antigua
- sal gruesa y pimienta negra recién molida

ELABORACIÓN:
1º) Cortar la carne transversalmente en ruedas. Enharinarlas y dorarlas en un poco de aceite y a fuego fuerte durante 30 segundos. Reservar las ruedas.  
2º) En ese mismo aceite, pochar la cebolla. Añadir la manzana y freír hasta caramelizar.
3º) Añadir el caldo caliente a las manzanas y rascar el fondo del caldero para que no queden restos pegados y todo se disuelva y espese el estofado.
4º) Poner la carne de cerdo en el caldero, junto con las hojas de laurel y la mostaza. Agitar el caldero un poco, subir el fuego y, cuando llegue a ebullición, bajar el fuego, salpimentar y dejar que cueza unos 15 minutos. Añadir más caldo (o agua) si fuera necesario. 
Esto es un plato de lujo y, sin embargo, es bastante económico (5€ el solomillo y el resto de los ingredientes no llega a 2 €) y muy sencillo de hacer. Si tienen invitados a comer, es el plato perfecto, acompañado de unas papitas panaderas o un poco de arroz basmati. 

Les deseo una buena tarde de domingo... ¡Y una feliz semana!.

(Receta obtenida de 101 sabrosos platos únicos, Editorial Grijalbo).

Etiquetas: