Cumplimos 3 años...

No hay manera de atrapar el tiempo, como quien atrapa el polvo... ¿Se puede atrapar el polvo o simplemente paralizas su movimiento durante unos segundos para luego volver a disiparse revoltosamente a nuestro alrededor?. Detesto limpiar el polvo. ¿Y a qué venía esto...?. Ahhhhh, sí. El tiempo avanza inexorablemente hacia no se sabe dónde. ¿Lo saben ustedes?. Yo no. Me confieso una absoluta y total ignorante en cuestiones metafísicas. No obstante, me quedo mirando al horizonte y tengo la impresión, o más bien la siento, de que el tiempo se me escapa entre las manos como el agua fría del mar. ¿Eso es bueno o es un mal síntoma...?. Tampoco lo sé, pero me encanta la sensación del agua escurriéndose entre mis dedos. Me hace sentir bien, incluso feliz, al igual que comunicarme con ustedes mediante este blog. 
Este blog es evidentemente un sitio para compartir mi visión de la cocina y la alimentación; sí, pero también es una manera de comunicarme contigo, con ustedes. Yo les cuento mis cosas, lo que a veces me pasa por la cabeza, las sensaciones que me embargan... Y me siento muy emocionada al saber que hay novecientas doce personas (sí, las he contado...) que siguen mis correrías desde diversas partes del mundo. ¿No es eso suficiente motivo para sentirse orgullosa de la pequeña parcelita que he conseguido crear?. Personalmente creo que sí.

Yo he ideado esta cocina en la que ustedes y yo nos sentamos para cocinar, para hablar, para reírnos, para intentar arreglar el mundo; pero, sin su presencia, sin sus comentarios, este pequeño espacio no sería más que un rincón oscuro y gris que hubiera abandonado hace mucho tiempo. Lo cierto es que no utilizo el blog como un recopilatorio de recetas, que bien podría ser, sino como una vía de comunicación. Soy una persona curiosa e inquieta y me gusta saber de ti, de ustedes y, al tiempo, siento la necesidad de que me conozcan y compartir lo que sé o lo que hago. ¿Interactividad emocional...?. Puede ser.
Me gusta comer y cocinar. Supongo que, en principio, cocino para comer, aunque, en última instancia, cocino por diversión, como forma de liberación creativa y para, finalmente, compartirlo a través del blog. Llegamos a la meta de todo este razonamiento explicativo: dar forma escrita a estar entre fogones. O sea que...¿cocino para escribirlo después?. No tengo una respuesta clara, pero sé que si no tuviera que escribir las recetas para compartirlas con ustedes, probablemente me daría pereza andar siempre a la búsqueda de nuevos platos y recetas. ¿Lo entienden?. Pues así soy yo. Y mi blog es fiel reflejo de mí.

En fin, para no aburrirles con más perorata, me encantaría celebrar este cumpleblog con ustedes, por lo que les recuerdo que en ¡Sano y de rechupete! estamos de concurso. ¿COCINAMOS AL VAPOR...? estará en marcha hasta el día 20 de mayo. Sólo tienes que preparar una receta cocinada de esta manera sana, sabrosa y sencilla, fotografiarla, detallarla en tu blog y ponerme un enlace en la entrada del concurso (AQUÍ). El premio será la OGYA XL, una estupenda olla-estuche de la prestigiosa marca Lékué, así como una sorpresita que personalizaré en función de quién sea la persona ganadora y de sus gustos. Cuento con tu participación.

Por último, darle las gracias con el corazón. Sin ustedes, ¡Sano y de rechupete! sería una cocina vacía. Sus visitas y sus comentarios me alientan a continuar, a mejorar, a buscar novedades, a prepararme más y mejor para que, cada vez que vengan, tengan algo interesante que llevarse a sus cocinas o a sus vidas. Vengan a visitarme. Les estaré esperando con los brazos abiertos.



Etiquetas: