Pan margarita a las cuatro especias

El libro Pan de Xavier Barriga y el de Pan, bollos y otras masas me llevan por la calle de la amargura y es que, con estos calores que han estado haciendo, no he podido resistirme y he estado horneando. Sí; lo que leen. Cuando me empecino en algo, soy un poco como los burros a los que les ponen orejeras... ¡Y ni el calor puede con mi empeño!. Pero, quina calor que fa... 
Es un pan muy sencillo de hacer y es bien vistoso. Y está tan rico... El secreto del sabor y aroma de este pan se encuentra en emplear masa madre hecha con harina integral y miel y en las cuatro especias: canela, jengibre, clavo y nuez moscada. La masa madre dota al pan de una textura tierna y un sabor mucho más profundo que si no empleásemos masa madre. No obstante, si no quieres usarla o no te van estos rollos, también puedes hacer este pan. Que no te digan lo contrario. Que una sea un poco snob no significa que no sepa reconocer que lo soy y no pretendo trasladar mis manías. Sólo doy buena cuenta de que es una realidad que el pan cambia de textura y sabor usando masa madre y la corteza... ¡Ayyyyy, la corteza...!. ¡Cómo huele y sabe la corteza con un poco de masa madre!.
Y en cuanto a las especias... Ya sé que esto más que un pan parece una sinfonía de sabores o un bollo. Pero no; es pan y...¡menudo pan!. Las especias sólo confieren un aroma especiado y un sabor dulzón de fondo. Nada más. No quiero forzarles, pero, amig@s... Tampoco quiero privarles de probar un pan tan delicado y personal. Si lo hacen y lo prueban, seguro que repiten. ¡Palabrita!.

Fíjate qué alveolitos tan bonitos tiene cada pétalo-bollito del pan margarita. Son del tamaño de un puño grande (no de un puño mío, sino algo mayor). Lo abres y lo rellenas de jamón y tomate y te mueres de gusto. Pero a mí me encanta con queso tierno, aceite de oliva extra virgen y orégano. Si lo acompaño de una cervecita bien fría, ya es como sentirme tumbada sobre un nube con una coral de angelitos tocando la lira. ¿Tocan la lira los angelitos o más bien se recrean haciendo diablurías a la primera que te despistas y echas el primer ronquido...?
INGREDIENTES (sale un pan de unos 800 g):
- 150 g de masa madre integral (es un trozo de la masa de un pan integral, sin sal, hecha varios días antes y guardada en la nevera) 
- 250 g de harina de fuerza
- 250 g de harina de trigo integral
- 2 cucharaditas de las de café de levadura de cerveza en polvo (ya les hablaré de este descubrimiento)
- 2 cucharaditas de las de postre de levadura seca
- 1 cucharada sopera de miel de flores
- 2 cucharaditas de las de postre de una mezcla de cuatro especias: canela, clavo,, jengibre y nuez moscada
- 1 cucharada sopera rasa de sal marina
- 350-400 ml de agua a temperatura ambiente
- sésamo tostado y harina para espolvorear 
- un recipiente con agua para el horno

ELABORACIÓN:
1º) Disolver la miel en el agua y añadir la levadura seca y la levadura de cerveza hasta que se hayan disuelto completamente.
2º) Poner la masa madre y las harinas en el bol de la amasadora, añadir las cuatro especias y 350-400 ml de agua. Amasar a velocidad baja durante 3-4 minutos y, luego, subir un poquito la velocidad hasta conseguir una bola elástica y suave. Sacar un trozo de unos 100-150 g de masa y guardarla en la nevera en un tupper bien cerrado. Será nuestra próxima masa madre.
3º) Añadir la sal a una cucharada de agua y volver a amasar 2-3 minutos más.
4º) Hacer una bola con la masa, remetiendo los bordes hacia abajo y dejándola bien tirante, y meterla en un bol limpio tapado con un paño húmedo. Guardar el bol en un sitio cálido hasta que doble o triplique su tamaño (unas 2 horas en mi caso).
5º) Dar la forma: sacar la bola con cuidado del bol, sin romper su forma y con delicadez, pero firmeza, ir alargándola hasta lograr una barra de unos 60-70 cm de largo y un diámetro de unos 10 cm. La masa es tan elástica que prácticamente se estira sola sin perder el gas del levado. Con unas tijeras, y desde arriba, hacer cortes sesgados en la barra, cada 10-12 cm. Parece difícil, pero no lo es... Pinchen AQUÍ y miren el primer video (el panadero hace el pan margarita, aunque a él le queda evidentemente más lindo que a mí; pero todo se andará...). Coloquen los pétalos primero y, finalmente, cojan uno o dos pedazos y hagan el centro de la margarita (yo empleé 3 pedazos de masa aplastadas y superpuestas).
6º) Toca dejar reposar la masa durante unos 45 minutos más. Luego se vaporiza agua sobre la masa, se espolvorea el sésamo en el centro y un poco de harina en los pétalos.
7º) Precalentar el horno a 220ºC y meter una fuente con agua dentro. Introducir el pan y, bajar la temperatura a 190ºC una vez pasados 10 minutos. Hornear unos 20-25 minutos más, mejor con función ventilador. 
8º) Sacar del horno, colocar sobre una rejilla y dejar enfriar. 
¿No te tienta...?. 


Aprovecho para recordarles que el domingo, día 20 de mayo, termina el plazo para presentar esa estupenda receta cocinada al vapor y que la olla-estuche de Lékué les está esperando como premio. Les dejo el enlace.

Etiquetas: