Pastel de manzana y chocolate

La primavera es desconcertante. ¿No les parece a ustedes...?. El calor nos devoraba hace dos o tres semanas, haciéndonos sudar como pollos asados y, ahora, los días vuelven a invitar a ponerse una chaquetita por encima. Me encanta esa imprevisibilidad y el no saber qué tiempo va a hacer al día siguiente. La primavera y el aburrimiento no van de la mano y sigue apeteciendo mucho hornear deliciosos dulces de toda clase, especialmente de frutas que perfuman nuestro hogar.
Esta semana pasada fui a visitar a una amiga que tiene una preciosa casa de herencia familiar. Tendrían que verla... Es el sueño de la mayoría de nosotros. Un jardincito rodea la vivienda por todos sus lados y, en la parte más baja de éste, hay algunos frutales: una higuera, un aguacatero y un pequeño manzano. No pude resistirme y me traje a casa unas cuantas manzanas para preparar un bizcocho. Se trata de unas manzanas pequeñas y sonrosadas, de pulpa blanca y crujiente, nada harinosa; y con un toque de acidez maravilloso para repostería. Además, son tan lindas...
Para hacer mi pastel me he inspirado en el bizcocho de manzana y chocolate de Su, de Webos Fritos. He aumentado las cantidades y hecho alguna variación para ajustarla a mis necesidades. Y es que este bizcocho iba a convertirse en el pastel de cumpleaños de mi madre, una auténtica fan de las manzanas. Creo que no hay un día en la vida de mi madre en que falte una manzana. Las adora y sus fruteros son toda una orgía de manzanas.
INGREDIENTES (pastel grande, de unas 10-12 raciones, preparado en molde de 32 cm de diámetro):
- 6 huevos
- 8 manzanas (si haces este bizcocho con manzanas grandes, bastarán 3-4 manzanas)
- 300 g de azúcar panela (normalmente pondría 200-250 g, pero las manzanas tenían una acidez que había que compensar)
- 90 g de aceite de oliva virgen extra (pesé el aceite, en vez de medirlo)
- 175 g de queso batido 0% grasa (pesado, en vez de medido su volumen)
- 330 g de harina de repostería
- 1 sobre de levadura en polvo (uso una ecológica que compro en herbolario)
- un pizco de sal fina marina
- el zumo de 1 limón
- 5 cucharadas de cacao amargo puro (de Ecuador y ecológico, bien sûr)
- 2 cucharadas rasas de canela en polvo
- 4 cucharadas colmadas de azúcar panela

ELABORACIÓN:
1º) Pelar las manzanas y rallarlas, vertiendo por encima el zumo de limón. Reservar.
2º) Batir los huevos con el azúcar, añadir las manzanas, remover, añadir el aceite y batir unos segundos. Incorporar el queso batido y batir 1 minuto. 
3º) Añadir la harina, la sal, la canela y la levadura tamizadas y de dos veces. Integrarla bien sin remover demasiado.
4º) Dividir la mezcla en dos partes y espolvorear el cacao en una de ellas, mezclando bien.
5º) Untar un molde con aceite (o mantequilla) y espolvorear con harina. Verter las dos masas en el molde, sin miedo. Remover con un palillo.
6º) Espolvorear las 4 cucharadas de azúcar panela por encima.
7º) Hornear a 180ºC (horno precalentado) durante unos 60 minutos, con calor arriba y abajo. Comprobar que está bien hecho introduciendo un palillo. Dejarlo enfriar un poco, desmoldarlo y colocarlo sobre una rejilla.
A tener en cuenta:
- Éste es un bizcocho aromático y afrutado, un tanto denso y, sobre todo, muy jugoso
- Se conserva estupendamente de un día para otro; casi diría que está mejor al día siguiente.
- La costrita de azúcar que se forma por encima es crujiente y deliciosa. Basta verla en las fotos... ¿o no...?.
- No es nada empalagoso y va muy bien acompañado de un té o una buena infusión.
¿Te animas a probarlo...?. Como merienda considero que es un bizcocho ideal. Mejor, imposible...

Etiquetas: , ,