miércoles, 30 de mayo de 2012

Risotto cremoso de guisantes con hierbabuena

¿No les ha pasado alguna vez que se ponen a preparar una comida teniendo como objetivo lograr un color o, mejor, una combinación de colores?. ¿No...?. Pues yo debo ser una friki, porque me ha pasado en muchas ocasiones. De hecho, si preparo una receta y luego, al emplatar, resulta que no me gusta la combinación de colores de la comida, no le hago fotografías. Así de rotundo. No obstante, cuando consigo esos colores que son pura poesía... Ay, cuando los colores de la comida se tornan en una sinfonía perfectamente orquestada... En ese instante, sé que todo resultará maravilloso.
Desde pequeña, el color rojo ha sido mi preferido, pero, con los años, quizás con la madurez, otros colores han ido empujando y desplazando al rojo. El verde y el naranja se han ganado un lugar aventajado en mi carta de colores personal. Son colores más pausados y me llenan de alegría, vitalidad y, al tiempo, me calman. Sin embargo, el rojo sigue rabiando, arañando y mordisqueando mi corazón. Gastronómicamente hablando, el verde me resulta fresco y, claro está, representa a esos alimentos que tanto me fascinan: los vegetales. Incluso el precioso color verde dorado de nuestro aceite de oliva cautiva la vista. De la mano va ese naranja vivaz y picarón. ¿Y a ustedes...?. ¿Qué colores les gustan...?. Y cuando se trata de comer por los ojos, ¿qué gama de tonos prefieren?.
Yo, en este caso, me he decantado por el verde y el blanco. Muy andaluz, ¿no les parece?. De entrada, y a la vista, este plato es fresco, pero, cuando te llevas el primer bocado a la boca... ¡Qué delicia!.


Ingredientes (2 personas):
- 1 vaso de arroz redondo
- 600 ml de caldo caliente de verduras
- 1 cebolla mediana picada
- 2 dientes de ajo picaditos
- 100 ml de vino blanco seco
- 150 g de guisantes congelados
- 50 g de queso majorero curado rallado
- las hojas de 3-4 ramitas de hierbabuena
- sal gruesa marina
- pimienta negra recién molida
- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
1º) Calentar el aceite y dorar los ajitos. Cuando empiecen a "bailar" en el aceite, añadir la cebolla, bajar el fuego y pocharla. Incorporar los guisantes congelados y rehogar un par de minutos más.
2º) Añadir el arroz a la cebolla pochada y rehogarlo durante 1 minuto, sin dejar de remover. Salpimentar.
3º) Incorporar el vino blanco, subir el fuego y dejar que hierva y se evapore el alcohol. Cuando el arroz haya absorbido el vino, verter el caldo poco a poco, removiendo para que el arroz vaya soltando el almidón. Dejar que cueza a fuego medio-bajo unos 15-18 minutos o hasta que el caldo haya sido absorbido por el arroz y éste se encuentre al dente.
4º) Apagar el fuego, añadir el queso y las hojas de hierbabuena, reservando unas poquitas para decorar. Remover con cuidado, tapar y dejar reposar 2-3 minutos.
5º) Servir inmediatamente decorado con unas hojitas de hierbabuena. 
Esta receta está sacada del libro 200 recetas vegetarianas, de la Editorial Blume.

31 comentarios :

  1. ¡Una delicia Lolah, una delicia!, los arroces nunca fallan, un plato que siempre cae bien. Este risotto me ha atrapado, la hierbabuena y ese queso majorero ¡el queso majorero es fantástico!, nunca le he puesto hierbabuena a un arroz, hay que probarlo. A mi me gustan todos los colores ¡TODOS!, en primavera como no vaya con unas gringolas puestas bien puedo tener cuidado con la explosión de colores porque sino voy dándome de tropezones por la calle, es que se me van los ojos. Un beso guapa,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  2. Mmmm.... un risotto buenísimo, que cosa más rica y además con esos guisantitos tan bonitos que se ven.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso lo que me llevo hoy: nunca me había parado a reflexionar sobre los colores de la comida. A ver, sí que alguna vez he dicho: un poquito de esto o un poquito de lo otro para darle colorido pero nunca me ha pasado centrarme tanto en ello. Y mira que es importante eh!? Porque al final siempre comemos lo primero por los ojos...
    Yo, que sólo como vegetales, soy muy de verde para la comida pero no para el resto de mi vida. Me vuelve loca el amarillo y, como tú, soy fan incondicional del naranja. Mi madre hasta tiene el pelo así! jejeje
    Besotes

    Ah, el risotto... buenísimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces tú cocinas mucho verde,como yo... Y son platos muy agradables a la vista, verdad?. A mí también me gusta el amarillo, pero no me sienta demasiado bien, al ser muy blanquita... jejejeje
      Bsitos

      Eliminar
  4. Que cosa mas rica Laura!!! Lo voy a tener que hacer porque me ha entrado por la vista ;-)
    Yo no soy tan perfeccionista... me encantaria serlo!!! TE ha quedado un plato divino!!!
    Buenas noches preciosa! Un besote
    Sònia

    ResponderEliminar
  5. Me encanta,que rico!! Y que saborcito le da la hierbabuena!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esa combinación de color, yo comprendo perfectamente lo que dices, a veces parte de la percepción del gusto, ya nos llega también por los ojos, por los colores, y es muy importante para mí, que el color me atráiga, aunque al final me gusta todo, jejej, me copio tu risotto, porque además son una fan insaciable de guisantes, eso si, siempre frescos y recién cogidos...

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, si tienes la opción de guisantes frescos, eres una afortunada. Ni lo dudes!.
      Bsitos

      Eliminar
  7. Yo no sé si será por el color verde pero este risotto huele a primavera y a fresquito, apetece un montón en este época del año, y la hierbabuena con el guisante me encanta así que me la llevo.Muy interesante lo que dices de los colores y de tu evolución al respeto, me ha sucedido lo mismo y esto significa que hemos madurado por buen camino (lo dicen profesionales del color).
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  8. Sí, Laura, los colores en el resultado final son muy importantes, y me pasa como a ti, pienso..¡qué feillo!, no hay fotos!! :) Supongo que de la cocina, al tener el blog, todo tiene que encajar un poco.. Hoy la combinación de colores es perfecta, ¡ninguna queja! y además me encanta el verde.. y qué rico arrocito, con el toque de las verduras y el queso, imagino que estaría delicioso. Ideal para el verano este plato, muy rico!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. jajajaaj...yo cuando hago una comida - nueva - sólo rezo para q me salga buena, me da igual si es verde o marron!

    No, en serio, te entiendo, pero solo me doy cuenta si el plato se puede mejorar en un futuro en cuanto lo he hecho, entonces sé si se pueden añadir otros sabores/colores....y si es marron y fea, pero es deliciosa, pues mira, así se queda...

    Un beso, Laura!

    ResponderEliminar
  10. Si tú eres una friki, yo también! A mí no solo me pasa que no le hago fotos, sino que tengo la sensación, y muchas veces no me equivoco, de que el plato no va a estar tan bueno, si le falta color, le falta vitaminas, imprescindibles en todos los platos de nuestra dieta.

    Tu combinación andaluza seguro que es un triunfo. Un risotto, que aunque con el queso, es ligero y suave. Y la hierbabuena encima, rico rico.

    Un besote

    ResponderEliminar
  11. la hierbabuena le debe dar un toque impresionante al risotto. Se ve super cremoso.
    Muacs

    ResponderEliminar
  12. Queso majorereo???? ja ja ja. ¿dónde lo puedo encontar? supongo que será isleño, no? perdona mi ignorancia hija... Por el resto tiene una pinta espectacular, y mira por donde que en la parcela tengo montañas y montañas de hierbabuena plantada, crece como nada!
    Besitos, Sandra.

    ResponderEliminar
  13. No solo tiene que estar rico sino que el color verde esperanza andaluz le da categoría, jejeje. Esta receta la ví en un programa de Jamie Oliver y me llamó la atención la forma de hacer el risotto y como jugaba con los colores. Me parece una receta estupenda. Bezitos.

    ResponderEliminar
  14. Hola!! Aprovecho que has publicado esta receta de guisantes para pasarte el programa de la I Jornada del Guisante de Astigarraga, que confío te sea de interés: http://www.embajadadelahuerta.com/2012/05/i-jornada-del-guisante-de-astigarraga.html. Encontrarás, además, unas cuantas recetas de platos de guisantes. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola: aún no nos conocemos, he encotrado tu blogg a raiz del preimo que nos ha concedido Cris, de Sal y Pimienta, y he decidido pasar a ver tus recetas, esta del risotto me ha gustado mucho y con lo que nos gusta el arroz en casa me la paunto, que seguro les encanta!!
    Me quedo por tu blog mirando más recetas y de paso, y con tu permiso me quedo también como seguidora!!
    Te invito a pasar por el mio cuando quieras.
    Un besete!!

    ResponderEliminar
  16. te cuento un secreto Laura??? no sólo me pasa en la cocina, sinó en todos los aspectos de la vida!!! lo tengo que combinar todo!!!! sinó me pongo nerviosa. Serà por mi trabajo??? me llevo este risotto que se ve delicioso!!!! muchos besitos

    ResponderEliminar
  17. querida Laura, como te entiendo :)para mi la armonía de los colores es primordial..tanto que como tu si no me gusta como queda un plato y no logro encontrar una combinación con el resto de objetos, simplemente ese plato (al menos ese dia) no ve la luz :)
    lo que tu nos cuentas se intuye al ver tus fotos..y por eso me gustan, porque son un poco como las haría yo también .)
    tu risotto andaluz ;) es no solo hermoso..es seguro que delicioso..con hierbabuena!!!! adoro esa hierba!
    miles de besos laube!

    ResponderEliminar
  18. Que te voy a decir, Laurita, coincido contigo plenamente, el configurar un plato no sólo es cocinarlo, si la presentación al final no me convence, no lo fotografío. Es que yo empiezo a comer por los ojos y si no consigo (y no siempre se consigue aunque una se lo proponga) reflejar un plato apetitoso, será difícil triunfar con el paladar.

    A mí el verde me rechifla y los guisantes, uauuuuuuuuuuuuu, es que de verdad ehhh, no pueden ser más bonitos, te han quedado divinos. Yo ultimamente soy tan repugnante que a veces y en según que platos, los pongo en el plato como último ingrediente, para que no se mezcle con salsas y el color se vea nítido, jajjajaja, hay que ver como somos ehhhh, jajajjaa. Me muero de risa, lo que hay gente que no entiende (estos días lo he visto en algunos blogs) es que yo no sufro con mi blog y con mis fotografías y con mis manías, noooooooooooooo, disfruto como una loca.
    un besazo, divina y gracias por alegrarte por el triunfo del Depor

    ResponderEliminar
  19. A mi me fascia tu risotto...me encanta es uno de mis platillos favoritos y podría pasar comiendo arroz de la forma que fuese.

    Los colores para mi han de ser atractivos siempre, brillantes, pero con un toque oscuro que me provoque...en lo personal, los rojos bermellón, el negro, azules profundos...en la comida es inevitable que los colores ámbar no me seduzcan, los toques rojos contra los fondos cremosos...en fin ya navego por sabores.

    Un besote linda!

    ResponderEliminar
  20. Una delicia, además de "sano y delicioso"... no quiero dejar pasar un dia sin probarlo.. me encanta !!! besos, y buen finde.

    ResponderEliminar
  21. Sabes? a veces me gusta cocinar por colores!!! y este arroz pinta de maravilla, así no lo he hecho pero me encantan los ingredientes!!!! besotes

    ResponderEliminar
  22. Que delicia y que colores!! se ve toda una tentación. Se me hace agua la boca.
    Bss desde el otro lado del charco
    tita

    ResponderEliminar
  23. tengo ganas de q el huerto nos de guisantes, porque tienen un sabor impresionante

    ResponderEliminar
  24. Que rico!!!
    No veas el hambre que me a entrado solo con la foto.
    Por cierto me gustan mucho tus recetas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!! Siempre infunde ánimos comentarios como el tuyo. Besitos.

      Eliminar
  25. Gracias a todos por sus comentarios. Prueben este plato. Les va a gustar muchísimo.
    Besitos y besotes

    ResponderEliminar
  26. Me encanta el arroz, de todas las maneras, precisamente estaba terminando una entrada con uno!! No sé cómo me he perdido tres entradas de tu blog, algo raro me hace blogger de vez cuando!!
    El único que no tomo es el risotto porque lleva queso, pero los tomo sin él, aunque me digan que entonces no es un risotto, pero teniendo en cuenta que tomo la pizza sin queso no es de extrañar, jajaa!!
    Este plato tiene un colorido refrescante y una presencia deliciosa, dan ganas de meter el tenedor!! A mí también me pasa, si no me gusta el color o la presencia ni me molesto en fotografiarlo, que le vamos a hacer, así que es una!!
    Besitos guapa!!!

    ResponderEliminar
  27. Que risotto tan original con hierbabuena y guisantes, me encanta la combinación, la pondré en práctica! un besito

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.