Passata al vino tinto

El tomate es uno de esos productos de la naturaleza que forma parte de la famosa dieta mediterránea; famosa, pero que ya pocas personas seguimos a pies juntillas. La deliciosa, completa y sana alimentación típica de los países del Sur de Europa y del Norte de África está siendo desbancada por alimentos envasados, azucarados en exceso y plagados de nocivas grasas saturadas. Cuando tenemos que tomar un yogurín anunciado por una mujer pesada y recalcitrante para poder ir al baño "con regularidad", mal vamos... Algo estamos haciendo mal. A grandes rasgos, comemos mal y no nos movemos, con lo cual reunimos los ingredientes necesarios para que nuestro cuerpo no funcione correctamente. Pero vamos a intentar solucionarlo; paso a paso...

Comenzaremos incorporando una receta italiana, la passata, a la que le añadiremos los beneficios maravillosos del vino tinto. ¿Se animan con ella?.
INGREDIENTES (250g de passata):
- 6 tomates grandes, maduros y carnosos
- 75 ml de vino tinto
- sal marina gruesa (al gusto)
- 1 cucharadita pequeña de azúcar de caña 
- 2 ramitas de tomillo fresco

ELABORACIÓN:
1º) Lavar y pelar los tomates. Trocearlos y ponerlos en una sartén a fuego medio-bajo con el vino tinto. Añadirles la sal, el azúcar y el tomillo. 
2º) Dejar cocer durante todo el tiempo que sea necesario hasta que el agua se evapore, la salsa se espese y se concentre. Remover de vez en cuando y, si hiciera falta, bajar el fuego un poco más. Lleva su tiempo, así que tengan paciencia.

A tener en cuenta:
- La passata, como habrán podido ver, es una salsa de tomate sencilla y muy concentrada. Es ideal para la pizza, la pasta y muchas otras cosas. Les recomiendo una focaccia untada con esta deliciosa pasta de tomate, con un pelín de aceite de oliva virgen extra por encima y espolvoreado con orégano fresco. En principio, no lleva cebolla, ni pimiento... Pero, oigan, ¿por qué no?.
- Teóricamente, la passata es passata porque se pasa por un colador o un chino, de modo que se elimine aún más agua. Yo no suelo colarla, pero, si quieren, háganlo. También hay que la pasa por la batidora.
- Añádanle les hierbas o especias que más les gusten. Personalícenla. Jueguen con ella para conseguir platos sabrosos y deliciosos.
- La passata se puede guardar en forma de conserva, así que, cuando tengan tomates de sobra, ya saben en qué pueden gastarlos.

Etiquetas: , ,