Pan de papa en caldero

El mes de agosto ha pasado volando y con lo que nos espera a los españoles en septiembre no sé si deberíamos haberlo apurado más. ¿Habrá algo más para recortar? Hemos disfrutado de los Juegos Olímpicos de Londres y ahora toca los Juegos Paralímpicos. ¡Me gustan muchísimo! ¡Cuánto tendríamos que aprender de esas personas! Ayer me emocioné viéndoles desfilar... ¡Qué gente tan valiente! ¡Cuánto orgullo se trasluce en sus miradas! En fin, ha sido un mes cargado de cosas buenas y malas y ya toca a su fin. En breve nos invadirán los anuncios de la vuelta al cole, las galletas con forma de dinosaurios, los zumos para niños, la moda de otoño, los anticatarrales, las colecciones por fascículos (¡Gracias Capitán Rábano!)... ¿Están preparad@s...?

Por mi parte, no he podido resistirme a encender nuevamente el horno, aunque esta vez para hacer un pan con el que se van a chupar los dedos. Se trata de un pan que lleva papa, ajo, orégano y sal en escamas en su superficie y que se hace en un caldero o en un recipiente redondo. Yo lo he hecho en la asadora al vapor de Lékué. ¡Es uno de mis descubrimientos de este verano! Puedes usarla en el microondas o en el horno y el resultado es realmente bueno. 
INGREDIENTES:

- 250 g de papas peladas, cortadas en daditos, cocidas y luego aplastadas groseramente
- 600 g de harina de fuerza
- 380-400 ml de agua (aquí había muchísima humedad ambiental, así que reduje a 380 ml)
- 7 g de levadura seca
- 1 cucharadita rasa (de las de café) de sal marina fina
- 1 cucharada colmada (sopera) de orégano (yo empleé uno que aún estaba fresco, regalo de un amigo)
- 2 dientes de ajo pelados y majados
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- sal en escamas al gusto

ELABORACIÓN:

1º) Mezclar la levadura en el agua y dejar reposar 2-3 minutos.
2º) Mezclar la harina con la papa, el ajo, la sal final, el orégano y el aceite.
3º) Añadir el agua con la levadura, mezclar y amasar hasta obtener una masa un poco pegajosa, pero fina. 
4º) Hacer una bola con la masa y dejarla reposar en la asadora al vapor de Lékué (colocada sobre la bandeja del horno), abierta, durante unos 80-90 minutos. 
5º) Añadir las escamas de sal por encima y hornear a 180ºC, calor sólo abajo, durante 20 minutos. Una vez trascurrido ese tiempo, sacar el pan del recipiente con cuidado de no quemarnos, darle la vuelta y colocarlo sobre la bandeja del horno. Subir el calor del horno a 200ºC y cocer unos 15 minutos más.
6º) Sacarlo del horno y dejar que se enfríe sobre una rejilla.

A tener en cuenta:
- La asadora al vapor de Lékué no puede usarse en el horno empleando calor arriba, muchísimo menos con la función grill, pues estropearíamos el material del que está hecha (silicona platinum). 
- Cuando cocemos el pan en un recipiente la corteza queda con un aroma completamente distinto, además de que la textura se mantiene crujiente mucho más tiempo. 
- Si queremos que aún quede mejor, haremos menos cantidad de masa y cerraremos la asadora.
- Este pan de papa es una delicia. El aroma y sabor que tiene es una maravilla. Sólo con aceite y tomate es un manjar. No les cuento si le añadimos jamón serrano o un buen queso de cabra.
- Es un pan de miga tierna y vaporosa, de textura un tanto húmeda por la papa. La corteza es crujiente, con aroma un tanto ácido y a madera. 
- Dura tierno bastantes días, aunque no te lo puedo prometer porque, en casa, este pan vuela más rápidamente que el mes de agosto.
- Para quienes no pueden tomar gluten, recomiendo hacer la especialidad de mi tierra: el pan de millo (harina de maíz) y papa. Les quedará menos alto, pero, en cambio, el colorcito amarillo compensará todo.


Etiquetas: ,